Vendaje Neuromuscular

El vendaje neuromuscular o kinesiotaping es una técnica relativamente nueva que se ha consolidado rápidamente en el mundo de la Fisioterapia.

Esta modalidad terapéutica sirve para tratar diferentes patologías. Se trata de cintas elásticas que se aplican en la zona afectada de tal manera que permiten el movimiento y, por lo tanto, una mejora muscular de manera biomecánica. A pesar de esto, estas vendas sí que sujetan los músculos, por lo que ofrecen una estabilidad, tanto muscular como articular, y ayudan a mejorar la contracción del músculo debilitado (ya sea por lesión o por infrautilización).

El vendaje neuromuscular tiene múltiples indicaciones, entre las cuales están alivio del dolor, disminución de la inflamación, disminución de hematomas, protección articular, mejorar la propiocepción y corregir la postura.

descarga

Aunque el principal campo de actuación para esta técnica se encuentra en el mundo del deporte, también puede utilizarse en pediatría, neurología, traumatología, post-cirugía, etc. Dependiendo de la tensión con la que se aplique este vendaje se utilizará con una finalidad u otra.

  • Técnica de corrección mecánica. Mejora la mecánica articular previniendo movimientos patológicos; nunca evita el movimiento natural de las articulaciones (tensión de 50% a 75%).
  • Técnica de corrección de espacio. Tiene un efecto analgésico, sirve para aliviar el dolor localizado, produciendo un efecto de succión descomprimiendo los tejidos (tensión del tape de 25% a 35 %).
  • Técnica de corrección funcional. Se usa para asistir o limitar movimientos de hiperextensión (tensión de 50% a 75%).
  • Técnica ligamento/tendón. Se colocará el vendaje con la articulación en posición funcional y una tensión del 50-75% para el tendón  y del 75-100% para el ligamento. Promueve la estimulación del ligamento o tendón. Genera un efecto propioceptivo.
  • Técnica fascial. Ayuda a crear o dirigir el movimiento de la fascia en la dirección adecuada. La tensión es de 10% a 50% (de 10% a 25% para fascia superficial y de 25% a 50% para fascia profunda).
  • Técnica circulatoria/linfática. Se usa para disminuir la presión en los tejidos dañados, canalizando la exudación a ganglios linfáticos sanos (tensión de 0% a 10% para hematoma, de 0% a 20% para linfático).

Estas técnicas se aplican con distintos tipos de cortes, que pueden ser en I, en Y, en X o en abanico (técnica linfática).

Por lo tanto, el kinesiotaping ha demostrado ser un método que aporta resultados positivos al tratamiento de diversas lesiones; su aplicación puede disminuir los tiempos de recuperación de lesiones y facilitar procesos de rehabilitación; y dependerá del objetivo que queramos conseguir.

Irene Cabrera Garcerán