Pilates y Fisioterapia

Seguro que al salir a la calle a dar un paseo te has encontrado varias clínicas de fisioterapia que además ofrecen clases de pilates. De la misma forma que empezaron a abrirse clínicas de fisioterapia “hasta debajo de las piedras”, ahora la gran mayoría se han interesado por este método. ¿Por qué esta moda? ¿Es realmente útil? ¿Están relacionados realmente el pilates y la fisioterapia?

El Método Pilates creado por Joseph Humbertus Pilates busca la correcta alineación del cuerpo pidiendo a la persona que se conciencie de la postura para corregirla mediante ejercicios de fuerza y flexibilidad. Cuenta con unos 500 ejercicios realizados con movimientos suaves, lentos y controlados, que a su vez, buscan la mayor precisión posible en pocas repeticiones.

Al principio existía la leyenda urbana de que el Pilates era sólo para mujeres, y que además era algo que utilizaban para pasar el tiempo con las amigas. Pero en realidad, resulta muy útil y lo puede realizar cualquiera. Existe Pilates para embarazadas, para la tercera edad, para la rehabilitación de una lesión deportiva… Practicar Pilates, junto con un estilo de vida sana, retarda los procesos naturales del envejecimiento y, por tanto, influye en la mejora de la calidad de vida.

Se puede realizar en cualquier sitio (en casa, en el gimnasio, en la clínica de fisioterapia, en el parque…). Solo tienes que tener una colchoneta o una fit-ball y muchas ganas.

Pero, ¿por qué si me duele la rodilla o la espalda, o tengo artrosis mi fisioterapeuta puede recomendarme hacer ejercicios de Pilates?

Gracias a este método el paciente consigue  precisión, una respiración eficiente, concentración, control,  alineación, centralización y fluidez, que son también conceptos clave del método.

Pero lo que es más importante: fomenta el espíritu de superación del paciente. Éste siente orgullo al superarse en una actividad física, se puede considerar un orgullo diario, lo que hace que el paciente se presente al día siguiente con más ganas. El paciente tiene mayor seguridad en sí mismo, mejor autoestima y se siente bien, capaz de hacer cualquier cosa que se proponga.

Es una buena forma de que el paciente se haga consciente de su respiración. Durante la ejecución de los ejercicios, el método utiliza una técnica de respiración específica que permite no sólo liberar el cuerpo de cualquier tensión innecesaria (en particular cuello, hombros y zona media de la espalda) sino que, además, provoca la activación de los abdominales tanto en la inhalación como en la exhalación.

Además, Pilates tiene muchas características que los fisioterapeutas consideramos muy beneficiosas: minimiza el riesgo de padecer lesión, reduce el dolor de cuello y espalda, aumenta el autocontrol y la autoestima, disminuye el estrés y aumenta el descanso más reparador y un sueño más placentero.

Así que si la próxima vez que vayas al fisio éste te recomienda hacer Pilates, que no te parezca raro. De hecho, yo te recomendaría realizarlo aunque no tengas lesión alguna.

Os dejo unos vídeos para que veais algunas clases de Pilates.

https://www.youtube.com/watch?v=0S7xWexc_oE

https://www.youtube.com/watch?v=YW2eRv4kCag

https://www.youtube.com/watch?v=rh289Y0QM_w

Irene Cabrera Garcerán

Anuncios

Pilates

El método Pilates fue creado a principios de los años 20 por Joseph H. Pilates. Este método también es conocido como contrología, ya que aumenta nuestra capacidad de control y concentración.

Se basa en ejercicios anaeróbicos utilizando fundamentalmente la fuerza muscular y realizándose de forma breve.

Su objetivo principal es reforzar la musculatura y aumentar el control, flexibilidad y fuerza de nuestro cuerpo. Como todo ejercicio hay un aumento del gasto energético.

Consta de seis principios esenciales:

  • Control: no debe haber movimientos bruscos o irregulares. Se debe de tener control sobre el cuerpo en movimiento, de la mente sobre el cuerpo y del patrón respiratorio.
  • Concentración: la clave está en concentrarse en el área de cuerpo que está trabajando y sentir el ejercicio.
  • Precisión: hay que realizar los ejercicios de forma controlada para conseguir nuestro propósito.
  • Fluidez: este término se relaciona con el ritmo, necesario durante cada ejercicio, éste debe ser continuo.
  • Respiración: ésta es clave para llevar a cabo los ejercicios de una manera correcta. Hay que saber oxigenar nuestro cuerpo, una correcta respiración nos aportará resistencia, beneficiará a la columna vertebral y extremidades.
  • Centralización: También llamado “Power-house”, es el conjunto muscular que engloba el diafragma, la musculatura abdominal, el cuadrado lumbar, junto con los músculos profundos de la columna, y el suelo pélvico. De allí sale la energía para mover el resto del cuerpo de una forma fluida y controlada.

Sus beneficios más destacados son:

  • Aporta vitalidad y fuerza. Minimizando el esfuerzo para realizar las tareas cotidianas.
  • Corrección de hábitos posturales perjudiciales y reducción de los dolores de espalda, por aumento de la flexibilidad agilidad y sentido del equilibrio.
  • Mejor autoconocimiento del cuerpo.
  • Prevención y rehabilitación de lesiones musculares.
  • Reducción del nivel de estrés y aumento de la autoestima.

Este método está indicado para cualquier persona que quiera realizarlo, desde la persona que tiene una vida sedentaria como para aquellos que van diariamente al gimnasio. Además se utiliza en las fases avanzadas de rehabilitación.

Adjunto este vídeo como ejemplo de una clase general.

https://www.youtube.com/watch?v=RpKLwxVG6uo