Desarrollo del sistema energético en cardiopatías

 

Debido al poco tiempo dedicado, en proporción a otras áreas, en la universidad al estudio del sistema cardiovascular, su fisiología y su importancia en el entrenamiento he decido hacer esta entrada.

Primero empezaré por decir que el cuerpo tiene dos formas de conseguir la energía que utiliza (adenosina trifosfato, más conocida como ATP): sistema aeróbico y sistema anaeróbico. El sistema aeróbico u oxidativo se caracteriza por el uso de oxígeno en el proceso de generación del ATP mientras que el aeróbico no. Con el sistema anaeróbico podemos realizar actividades físicas de alta intensidad durante poco tiempo gracias a la fosfocreatina (vía aláctica) y al glucógeno de los músculos (vía láctica); y con el aeróbico actividades poco intensas pero de larga duración.

integracion

La pregunta es, ¿cuándo se entrena uno y cuándo otro? El primer estudio que se realizó acerca del entrenamiento de intervalos o HIIT, y que dio origen al famoso “tabata”) demostró que si entreno en bajas intensidades durante mucho tiempo, puede desarrollarse el sistema aeróbico; pero si entreno a altas intensidades poco tiempo, ¿qué ocurre? Increíble respuesta: se desarrolla el sistema aeróbico y el anaeróbico (que de la otra manera no se lograba). Ahora bien, en una persona con cardiopatía no trabajamos a niveles de anaerobia pero sí se puede entrenar a nivel aeróbico y en intensidades altas a intervalos. Sigue leyendo

Anuncios