El cuidado de las manos

Como fisioterapeutas creo esencial el cuidado de nuestras mano y cuando hablamos de fisioterapia con la gran mayoría de la población lo primero que les viene a la cabeza es “masaje”. Y con “masaje “ quieren decir pon a trabajar tus manos. Y en parte razón no les falta, gran parte de nuestro trabajo la realizamos con las manos y por eso tenemos que cuidárnoslas.

Normalmente nuestros pacientes y conocidos nos demandan ese masaje y entre otras cosas hace que el trabajo de nuestras manos aumente. Por ello viene bien el uso de otras terapias, pero hay veces que es inevitable y acabamos usando nuestras manos.

¿Y que podemos hacer para que nuestros dedos no se machaquen?

  • Ganchos: el uso de los ganchos en la fribrolisis diacutánea es una técnica que se usa como “evolución” a Cyriax por la limitación que presentaba nuestros dedos. Estos ganchos a parte también se puede usar para realizar masajes. foto1
  • Accesorios de masaje: en vez de dar el masaje de forma tradicional, actualmente existen accesorios para ayudarnos a descansar en parte nuestras manos. Uno de estos accesorios es el Cool Roller, un pequeño “cacahuete” de plástico que se puede calentar o enfriar para dar masajes con él.
     foto2

Sigue leyendo

Fisioterapia en la enfermedad de Kienböck

Sentía la necesidad de conocer más en detalle una de las patologías que conforman el grupo de enfermedades raras y qué papel juega el fisioterapeuta en ésta. Es posible que hayas leído acerca de ella o incluso la conoces como osteocondritis del semilunar. Se trata de una disfunción en el hueso semilunar, ubicado en la primera fila del carpo, debida a un déficit en el aporte sanguíneo; esta disminución desencadenará una serie de alteraciones morfológicas en el mismo.

Dibujo

La clínica abarca desde presencia de dolor y limitación del rango articular en la muñeca además de rigidez, tumefacción y pérdida de sensibilidad hasta pérdida de fuerza en la muñeca para la prensión. Sabemos que sigue un trascurso dinámico y se puede dividir en distintos cuadros.

La etiología es desconocida. Algunas teorías afirman que un sistema de irrigación sanguínea deficiente y/o eventos traumáticos que alteren el flujo sanguíneo normal pueden ser las responsables. Sin embargo, se han descrito casos sin previa lesión traumática. También se han de considerar otras posibles causas como la anemia de células falciformes, la parálisis cerebral o el lupus eritematoso sistémico.

Esta enfermedad suele presentarse en adultos jóvenes (20 y 40 años), sin preferencia de género y suele afectar a la mano dominante. La media de evolución se sitúa entre 1 y 3 años. Es importante realizar un diagnóstico diferencial; para facilitarlo, contamos con el sistema de clasificación de Lichtman que describe distintos grados según la intensidad de los síntomas y la progresión de la enfermedad además de basándose en criterios radiológicos.

clasificación cuadro

clasificación

Las distintas líneas de tratamiento se escogerán de acuerdo con los criterios de clasificación de Lichtman y con los distintos cuadros clínicos. Para el estadio I de la enfermedad se escogerá el tratamiento conservador, en el que el fisioterapeuta establecerá los siguientes objetivos junto con el equipo interdisciplinar:

  • A corto plazo: mejorar funciones sensoriales y dolor
  • A medio plazo: superar las disfunciones del movimiento
  • A largo plazo: facilitar el desempeño en tareas y actividades de la vida diaria y rol ocupacional.

Para ello aplicará crioterapia para reducir dolor e inflamación. Después del periodo de inmovilización, se pautan y enseñan ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para ganar fuerza y un rango completo de movimiento. Se puede realizar masoterapia con técnica de liberación miofascial en la zona para mejorar biosíntesis de los condrocitos, colágeno, elastinas, citoquinas y factores de crecimiento.

No se escogerá un tratamiento quirúrgico hasta el estadio II; el traumatólogo escogerá entre algunas de las las siguientes opciones: alargamiento del hueso cúbito o acortamiento del hueso radio, escisión del semilunar, injertos o una carpectomía de la fila proximal del carpo, entre otras. No obstante, no existe evidencia científica que demuestre la efectividad de los mismos, pues los diferentes estudios muestran resultados contradictorios.

Para saber más:

https://www.youtube.com/watch?v=MrtmjYctIs0

https://www.youtube.com/watch?v=GJBsSuf4AnY&list=PLXedkWuoL1KqY3kRnOSUCd1dzZvNV1pxo

https://www.youtube.com/watch?v=RzqN2hnWxbY Tratamiento quirúrgico

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3574490/

Ledezma Martínez F. P, Vernaza Pinzón P. Enfermedad de kienböck: reporte de un caso. Revista Facultad Ciencias de la  Salud, Universidad del Cauca (2013). Vol 15  No. 3