Esas incómodas gotitas…

La incontinencia urinaria masculina es un problema más habitual de lo que parece, algunos estudios citan su incidencia hasta en un 87%, siendo en un gran número de casos como consecuencia de una prostatectomía radical realizada para el tratamiento del cáncer de próstata.  Normalmente, los pacientes suelen presentar incontinencia de esfuerzo debido a  la debilidad de la musculatura pélvica y a los daños producidos en sus inervaciones durante la operación. Uno de los tratamientos más eficaces para esta patología es la intervención fisioterápica precoz entre los 6 primeros meses tras la cirugía.

fisioterapia en incontinencia urinaria

¿Cómo debe ser nuestro tratamiento?

En diferentes estudios se ha observado la obtención de muy buenos resultados con tratamientos multidimensionales basados en la educación en salud, modificaciones de hábitos y estilos de vida, así como en la realización de ejercicios y terapia grupal como apoyo psicológico.

Ejercicios de Kegel, una buena opción preventiva que debe continuar durante el tratamiento.

Dentro del tratamiento fisioterápico, explicaríamos al paciente nociones anatómicas básicas de la musculatura pélvica, para que entienda cómo funciona y cómo vamos a trabajarla. Uno de los pilares en el tratamiento de este tipo de patologías, son los ejercicios de Kegel, tradicionalmente utilizados para la incontinencia femenina y hoy en día empleados también para pacientes con operaciones prostáticas e incontinencia fecal. Los buenos resultados de estos ejercicios radican en la realización regular de los mismos, y en el fortalecimiento de la musculatura pélvica que conllevan, para lo que debemos enseñar al paciente la correcta aplicación de la técnica, contrayendo los músculos correctos. Uno de los métodos que podemos emplear para que el paciente identifique la musculatura que queremos trabajar, es que trate de retener el flujo miccional sin contraer la musculatura glútea y abdominal cuando se encuentre orinando. Otro de ellos, es introducir el dedo en el recto y pedir al paciente que lo apriete como si estuviese reteniendo la orina, ayudando así a que identifique la musculatura adecuada. Sigue leyendo

Anuncios

Fisioterapia Uroginecológica

¡Hola! ¿Cómo estáis? Vengo hablar sobre el tratamiento que damos desde la fisioterapia para la incontinencia urinaria.
Para empezar, no todos los tipos de incontinencia son iguales.
1. Incontinencia de urgencia: Es la necesidad imperiosa de orinar. Digamos que este tipo de incontinencia es cuando no nos da tiempo a ir al baño cuando sentimos ganas de orinar.
2. Incontinencia de esfuerzo: Una tos, una risa, un ejercicio, sufrimos la pérdida. Esto se debe al aumento de presión abdominal que experimentamos cuando realizamos estas actividades.
3. Incontinencia por rebosamiento: La vejiga se encuentra distendida por obstrucción e imposibilidad de vaciado. Vamos frecuentemente al baño y no tenemos una sensación de vaciado.
4. Incontinencia mixta: Mezcla de las anteriores.
La incontinencia urinaria es hoy un problema tan común que incluso en mujeres mayores tiene una prevalencia de hasta el 50%.
El suelo pélvico está muy relacionado con la incontinencia urinaria. El suelo pélvico son un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior y los sostiene de manera adecuada, por lo tanto de ellos depende su normal funcionamiento.mapa-suelo-pelvico

Me voy a centrar en 3 posibilidades de tratamiento que podéis plantearos antes de un quirófano, para ganar confianza en vosotros mismos o al menos, mejorar vuestra situación incontinente física o psíquicamente.
1. Ejercicios de suelo pélvico: Los ejercicios de mi compañera Lucía https://practicasfisio.wordpress.com/category/salud-de-la-mujer/. Os ayudarán a tener consciencia sobre el suelo pélvico, la importancia del mismo, cómo controlar los esfínteres y el fortalecimiento de la zona.
2. Biofeedback: Aunque suene algo extraño, en realidad es un sistema muy simple para saber si se está contrayendo el suelo pélvico de manera correcta.
Tenemos 3 componentes
• El electrodo endovaginal o endoanal donde vamos a recoger la información de la contracción muscular. Se coloca dentro de la vagina o del ano y es necesario para conocer si la acción del suelo pélvico es la correcta.
Biofeedback: El electrodo se conecta con un dispositivo que a su vez se conecta a un ordenador. En la pantalla del ordenador vemos la gráfica que dibujamos por la contracción de nuestros músculos. Realizamos ejercicios de suelo pélvico y corregimos contracciones de otros músculos parásitos.

3. Neuromodulación de raíces sacras
Es una técnica novedosa que nos está dando resultado con los problemas de incontinencia.
2 componentes:
• Aguja de punción seca: Se introduce la aguja en el músculo tibial posterior, un músculo profundo de la región posterior de la pierna. Está inervado por el nervio tibial o nervio ciático poplíteo interno (rama del plexo sacro).
• Tens: Conectamos la aguja al tens y ponemos una intensidad muy baja para que no sea molesto. El tens hará estímulos sobre el nervio tibial del músculo tibial posterior que ascenderá al plexo sacro. Esto puede ayudar a recobrar el control de los problemas urinarios porque estos nervios son los que gobiernan la acción de la vejiga y el intestino.

.180px-Gray83212915256(200x200)

Dejo estos dos enlaces que os serán de ayuda:
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003142.htm
https://centradaenti.es/suelo-pelvico-que-es/