FisioÉtica

Viendo tan cerca el final de estas prácticas pienso en todo lo que he aprendido, que es mucho, y no solo han sido técnicas de fisioterapia, también he reflexionado sobre varios aspectos que, muchas veces, pasan desapercibidos. Uno de ellos es la ética en nuestra (futura-si hablo en primera persona) profesión.

En fisioterapia, como en otras profesiones sanitarias, la relación que se establece entre el fisioterapeuta y el paciente es una de las más complejas e intensas que existe, ya que ambas partes tienen un compromiso ético dentro del proceso terapéutico.

El origen de todo lo que voy a hablar a continuación proviene de Hipócrates (antes de Cristo) pero, actualmente, se basa en la bioética, en sus cuatro principios fundamentales que, según Beauchamp y Childress, son:

Foto principios

  • Principio de beneficencia, “dirigir las acciones de la práctica sanitaria a buscar el beneficio del paciente y de la sociedad, mediante la prestación de la atención profesional”.
  • Principio de no maleficencia, “no causar daño ni perjudicar al paciente mediante acciones sanitarias”.
  • Principio de autonomía, “derecho de los enfermos adultos, en uso de sus facultades mentales, para decidir lo que ha de hacerse con su persona, en lo referente a su atención profesional”.
  • Principio de justicia, “compromiso de otorgar a cada quien lo que le corresponda, según el derecho o la razón”.

Otros principios en los que también se basa dicha relación clínica son el de equidad, de confidencialidad, de dignidad, de Sigue leyendo

El fisioterapeuta sí es especial al otro lado del charco

¿En qué especializarse? Esta es una duda habitual en el recién graduado (o estudiante), y la respuesta no podría ser más sencilla. En nada. ¿En nada? Exacto. Al menos en nuestro país. No existe la especialización en fisioterapia en España, como sí existe en otras profesiones sanitarias como enfermería o medicina. Y desgraciadamente parece que es algo que va para largo. En resumen, que si bien la formación en los distintos campos de fisioterapia es algo habitual y necesario, la especialización es algo aún fuera de nuestro alcance. ¿Experto? Puede ¿Especialista? Aún no.

¿Pero es esto así en otros países? Pues parece ser que no. Durante mi búsqueda de información me he encontrado con tres grandes organismos que certifican la especialización en sus respectivos países. La Australian Physiotherapy Association (A.P.A.), la Canadian Physiotherapy Association (C.P.A.) y la American Board of Physical Therapy Specialties (A.B.P.T.S). Estos organismos ofrecen al fisioterapeuta asociado la oportunidad de ser especialista en unos campos concretos (fisioterapia cardiorrespiratoria, pediátrica, musculoesquelética, deportiva, gerontológica, en salud femenina y continencia, neurológica…) a través del seguimiento de un determinado proceso.

Especializacion 3 Especializacion 1 Especializacion 2

En el caso de la A.P.A., el proceso de especialización consta de tres niveles. Sigue leyendo

¿En qué especializarme…? La eterna duda:

Tras casi cuatro años y a unos pocos meses de graduarme tengo más dudas que cuandoFoto primer empecé la carrera, ¿qué hacer ahora?, ¿en qué puedo especializarme?…muchas dudas sin respuesta. Actualmente en la carrera no está implantada una verdadera especialización,
vemos un poco de todo pero sin profundizar en ningún campo. Con esta entrada voy a tratar de exponer algunas de las diferentes ramas en las que nos podemos especializar ya que es incuestionable que hoy en día es algo necesario.

Hay muchos campos de actuación en los que los fisioterapeutas podemos especializarnos, entre los más sonados están la fisioterapia deportiva, traumatológica, respiratoria y neurológica. Pero hay muchas más ramas como fisioterapia en salud mental y psiquiatría, oncología, veterinaria, odontológica, en ergonomía…

Fotos

A continuación voy a comentar alguna de las especialidades que he encontrado y no conocía: Sigue leyendo

Somos profesionales pero… ¿somos humanos?

Desde que empecé el grado de fisioterapia me han enseñado muchas cosas. Día a día durante estos cuatro años me han preparado para ser un buen profesional, para tener conocimientos suficientes para hacer pruebas de valoración, diagnósticos y las posteriores técnicas de tratamiento para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Todo esto es importante y es la base para el ejercicio de esta profesión de manera correcta pero hay más cosas que no se enseñan en las aulas, algo que nace del interior de la persona y se perfecciona con la experiencia, los valores humanos. Supongo que todos hemos pasado por alguna situación incómoda en alguna ocasión cuando hemos tenido que ir a un centro sanitario, bien porque nos han atendido muy rápido o porque directamente no han prestado prácticamente atención a nuestro problema y casi ni nos han mirado a la cara mientras nos hablaban.
valores humanos

¿Qué repercusión tiene esto? Aunque el profesional haya elegido un tratamiento correcto basado en sus conocimientos, no ha tenido en cuenta las emociones o sentimientos del paciente y eso va a influir de manera negativa en la recuperación. Puede que la persona que manda el tratamiento esté muy acostumbrada a ver ese tipo de problemas pero el paciente no sabe que le está pasando, que repercusiones va a tener en su vida, cómo y en qué circunstancias va a terminar el transcurso de la enfermedad, etc… Es por tanto, realmente importante que nos pongamos en la piel del paciente y pensemos como nos sentiríamos nosotros mismos si nos tratasen así.

Cuento todo esto porque desde mi opinión y mi experiencia he podido comprobar que si somos capaces de transmitir confianza, seguridad y escucha al paciente nuestros tratamientos se vuelven más eficaces. No importan cuantas veces tengamos que escuchar a un paciente su problema o cuantas veces le expliquemos lo mismo porque todo esto ayuda a que la confianza y la seguridad que le transmitimos aumente.

Aprender a escuchar

Estamos ante una profesión muy bonita donde vamos a tratar personas, a veces nos reconocerán  la labor que realizamos y en otras ocasiones no, tampoco vamos a tener la misma cercanía con todos los pacientes pero es nuestra labor y una parte de nuestra profesión intentarlo. Incluso tendremos que ser capaces de apartar nuestros problemas, preocupaciones o agobios durante las horas de trabajo de aquello que es importante en ese momento, el paciente.

Sin empatía no hay cura

Muy sencillo, si realmente te gusta lo que haces y te preocupan las personas que estas tratando, es muy probable que desde el minuto uno hasta que finaliza la jornada laboral seas capaz de aislar tu mente de todo y solo centrarte en tu trabajo.

Por último, te recomiendo que veas la película “El doctor” donde un profesional de la salud se convierte en paciente y le toca experimentar una nueva forma de vida.

Antonio Medina Ortiz

¿Fisioterapeutas o fisioprofesores?

Desde que somos pequeños ha habido personas que se preocupan de nuestro aprendizaje. Profesores, padres, abuelos o incluso amigos nos han enseñado cosas que jamás se nos olvidarán.

metodos-aprendizaje-lectura

Según el Diccionario de la Real Academia, profesor es aquella persona que ejerce o enseña una ciencia o arte. Sin embargo, todos hemos tenido que explicar alguna vez algo a alguien. Algún concepto, alguna idea. Y sin tener un graduado, sin que nadie nos haya explicado cómo enseñar nos hemos lanzado a la aventura de intentar aclarar esa duda.

Desde el punto de vista de la fisioterapia, pasa algo parecido. Nuestros pacientes nos preguntan cada día cientos y cientos de preguntas intentando encontrar una respuesta que les sirva para aclarar, por ejemplo, por qué les duele la rodilla al estirarla.

Al fin y al cabo, la relación fisioterapeuta-paciente es una unión muy estrecha. Debemos ser conscientes de lo importante que es para el paciente el dolor, y es nuestro deber englobarlo en el entorno del paciente. Por tanto, tenemos que conocer no sólo la anatomía, biomecánica, neurofisiología y fisiopatología desde un punto de vista técnico, sino que debemos ser capaces de actuar como intérpretes para traducir el lenguaje técnico a un lenguaje que nuestro paciente entienda. Siguiendo con esta línea de debate, debemos tener en cuenta la importancia de la educación en nuestro paciente. No sólo por el ya demostrado efecto a nivel central que produce la explicación de la patología al paciente, para que consiga ser consciente de lo que le ocurre, sino también como parte de nuestro tratamiento. Y es que la diferencia entre enseñar unos ejercicios a nuestro paciente y corregirle, en caso de que los realice de forma incorrecta; a darle una hoja  sin explicarle nada o darle una explicación superflua puede ser la diferencia entre el éxito terapéutico o el fracaso.

Fisioterapia

Para continuar con mi reflexión, citaré una frase de Confucio que creo que resume a la perfección lo que pretendo explicar “Oigo y olvido. Veo y recuerdo. Hago y entiendo.” Y para enseñar, qué mejor manera de que nuestro paciente nos tenga como referentes, que él nos vea cómo se realizan los ejercicios, poder explicarle lo que va a sentir, lo que tiene que evitar, lo que tiene que hacer y cuál es la manera correcta para llevarlo a cabo. Como ya dijo Confucio, y como ha quedado demostrado con el estudio de Amy Poremba y James Bigelow de la Universidad de Iowa, lo que vemos y lo que sentimos se nos queda mucho mejor que lo que escuchamos.

Por tanto, para concluir mi teoría, el fisioterapeuta tiene el deber moral de enseñar. Enseñar el movimiento correcto, enseñar ejercicios que puedan mejorar la sintomatología de nuestros pacientes, en definitiva, debemos enseñar bienestar, salud y prevención.

A continuación, os dejo unos enlaces con algunos ejemplos de videos donde se explican algunos ejercicios a los pacientes:

https://www.youtube.com/watch?v=asIHzlBn_NE

https://www.youtube.com/watch?v=PUYpYdLYPew

https://www.youtube.com/watch?v=tFE6OCpAwTc

https://www.youtube.com/watch?v=mp6TZHohPnQ

 

Alejandro Álvarez Bustos

Masajito por aquí, masajito por allá

No sé si los fisioterapeutas o futuros fisioterapeutas, como yo, os sentiréis identificados con esta entrada de blog, pero os propongo que penséis cuando nos preguntan qué estamos estudiando o en qué estamos trabajando. Cuando contestamos que estudiamos fisioterapia surgen una amplia variedad de respuestas: “¡Qué bonita profesión…y cómo me duele la espalda!”, “¡Ay! Pues yo necesitaría un fisio para mi rodilla, que me lesioné hace un par de años!”, o “Mira cómo tengo el cuello de mal, podrías darme un masajillo ahora que estás aquí”.

FISIOTERAPIA

Lo cierto es que nosotros en su situación también diríamos lo mismo si no hubiéramos elegido esta profesión que, desde mi punto de vista, es la más bonita de todas. Puede llegar a ser aburrido que cada vez que hablemos sobre lo que nos dedicamos surjan las mismas contestaciones pero lo cierto es que si una persona que ha estudiado administración y dirección de empresas (ADE) o publicidad habla de su profesión no hay tanto interés y se cambia de tema casi en el acto. Entonces creo que lo mejor es que nos sintamos orgullosos por la expectación que genera a lo que nos dedicamos y procurar que eso no cambie nunca, porque eso significará que ya no somos tan especiales.

También es importante dejar claro que no sólo damos masajes, es más, los masajes relajantes no suelen están en nuestro día a día. La palabra Fisioterapia proviene de la unión de las voces griegas: “physis”, que significa naturaleza y “therapeia”, que quiere decir tratamiento. Por tanto, desde un punto de vista etimológico, fisioterapia o “physis-therapeia” significa “Tratamiento por la Naturaleza”, o también “Tratamiento mediante Agentes Físicos”.

La fisioterapia o Terapia Física es una profesión libre, independiente y autónoma de las ciencias de la salud dedicada al estudio de la vida, la salud y las enfermedades  del ser humano desde el punto de vista del movimiento corporal, se caracteriza por buscar el desarrollo adecuado de las funciones que producen los sistemas del cuerpo, donde su buen o mal funcionamiento, repercute en la cinética o movimiento corporal humano.

Ya en 1958 la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la fisioterapia como: “el arte y la ciencia del tratamiento por medio del ejercicio terapéutico, calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad. Además la Fisioterapia incluye la ejecución de pruebas eléctricas y manuales para determinar el valor de la afectación y fuerza muscular, pruebas para determinar las capacidades funcionales, la amplitud de movimiento articular y medidas de la capacidad vital, así como ayudas diagnósticas para el control de la evolución”. La Fisioterapia es una disciplina que se encuentra incluida en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias.

GANCHOS Sigue leyendo

Exportando manos.

Lo que antes era una rareza, ahora se ha convertido en habitual.

Los jóvenes españoles emigran hacia futuros inciertos en búsqueda de prosperidad laboral. La tasa de paro juvenil asciende en España a un 55,8%, lo que representa un total de 907.000 jóvenes en desempleo.

En el sector de la fisioterapia, según el Colegio Profesional de Fisioterapeutasde la Comunidad de Madrid (CPFCM) , casi el 25% de los fisioterapeutas que se dieron de baja en 2012 lo hizo para irse al extranjero.

En la Comunidad de Madrid hay alrededor de 8000 fisioterapeutas colegiados, y según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los fisioterapeutas se encuentran entre los colectivos que mayor incremento de profesionales tuvieron en 2012 (3.1%). Sin embargo, en los últimos 10 años la oferta de empleo pública ha venido siendo cada vez más escasa, hasta volverse prácticamente nula en la actualidad. Según datos del CPFCM, el 75 % de los fisioterapeutas madrileños que están trabajando lo hacen en el ámbito privado, y de ellos el 48% por cuenta ajena. Las oposiciones para optar a una plaza pública se están convocando cada 5 o 6 años. Es de esperar, por lo tanto, que el paro haya aumentado en el sector de la fisioterapia. La otra opción es la práctica privada, en la que la situación en España es precaria, obligándote en la mayoría de puestos de trabajo a ser autónomo. Todas estas trabas hacen que el fisioterapeuta recién salido de la carrera y normalmente sin cargas familiares busque otras opciones como puede ser trabajar en el extranjero.

¿Qué opciones tenemos los fisioterapeutas para trabajar en el extranjero? Las posibilidades son muchas, todo depende de lo difícil que te lo quieras poner. Sigue leyendo