FisioÉtica

Viendo tan cerca el final de estas prácticas pienso en todo lo que he aprendido, que es mucho, y no solo han sido técnicas de fisioterapia, también he reflexionado sobre varios aspectos que, muchas veces, pasan desapercibidos. Uno de ellos es la ética en nuestra (futura-si hablo en primera persona) profesión.

En fisioterapia, como en otras profesiones sanitarias, la relación que se establece entre el fisioterapeuta y el paciente es una de las más complejas e intensas que existe, ya que ambas partes tienen un compromiso ético dentro del proceso terapéutico.

El origen de todo lo que voy a hablar a continuación proviene de Hipócrates (antes de Cristo) pero, actualmente, se basa en la bioética, en sus cuatro principios fundamentales que, según Beauchamp y Childress, son:

Foto principios

  • Principio de beneficencia, “dirigir las acciones de la práctica sanitaria a buscar el beneficio del paciente y de la sociedad, mediante la prestación de la atención profesional”.
  • Principio de no maleficencia, “no causar daño ni perjudicar al paciente mediante acciones sanitarias”.
  • Principio de autonomía, “derecho de los enfermos adultos, en uso de sus facultades mentales, para decidir lo que ha de hacerse con su persona, en lo referente a su atención profesional”.
  • Principio de justicia, “compromiso de otorgar a cada quien lo que le corresponda, según el derecho o la razón”.

Otros principios en los que también se basa dicha relación clínica son el de equidad, de confidencialidad, de dignidad, de Sigue leyendo

Anuncios

Para ti, futuro estudiante de Fisioterapia

Empecé mi experiencia como estudiante de fisioterapia en una universidad privada. Al año siguiente volví a hacer primero, pero en la pública. Y claro, la pregunta que todo el mundo me hacía era: ¿Qué es mejor, la enseñanza pública o la privada? Lo cierto es que, a pesar del asombro de muchos, la respuesta no está tan clara.

En primer lugar, en lo referido a la dificultad de los estudios, ambas tienen un nivel similar, quizá siendo la privada ligeramente más fácil, al menos en su aspecto teórico (o al menos así lo percibí yo desde mi experiencia) desmontando la creencia popular de que en la enseñanza privada te regalan los títulos.Estudiantes Sigue leyendo

Vendaje Neuromuscular

El vendaje neuromuscular o kinesiotaping es una técnica relativamente nueva que se ha consolidado rápidamente en el mundo de la Fisioterapia.

Esta modalidad terapéutica sirve para tratar diferentes patologías. Se trata de cintas elásticas que se aplican en la zona afectada de tal manera que permiten el movimiento y, por lo tanto, una mejora muscular de manera biomecánica. A pesar de esto, estas vendas sí que sujetan los músculos, por lo que ofrecen una estabilidad, tanto muscular como articular, y ayudan a mejorar la contracción del músculo debilitado (ya sea por lesión o por infrautilización).

El vendaje neuromuscular tiene múltiples indicaciones, entre las cuales están alivio del dolor, disminución de la inflamación, disminución de hematomas, protección articular, mejorar la propiocepción y corregir la postura.

descarga

Aunque el principal campo de actuación para esta técnica se encuentra en el mundo del deporte, también puede utilizarse en pediatría, neurología, traumatología, post-cirugía, etc. Dependiendo de la tensión con la que se aplique este vendaje se utilizará con una finalidad u otra.

  • Técnica de corrección mecánica. Mejora la mecánica articular previniendo movimientos patológicos; nunca evita el movimiento natural de las articulaciones (tensión de 50% a 75%).
  • Técnica de corrección de espacio. Tiene un efecto analgésico, sirve para aliviar el dolor localizado, produciendo un efecto de succión descomprimiendo los tejidos (tensión del tape de 25% a 35 %).
  • Técnica de corrección funcional. Se usa para asistir o limitar movimientos de hiperextensión (tensión de 50% a 75%).
  • Técnica ligamento/tendón. Se colocará el vendaje con la articulación en posición funcional y una tensión del 50-75% para el tendón  y del 75-100% para el ligamento. Promueve la estimulación del ligamento o tendón. Genera un efecto propioceptivo.
  • Técnica fascial. Ayuda a crear o dirigir el movimiento de la fascia en la dirección adecuada. La tensión es de 10% a 50% (de 10% a 25% para fascia superficial y de 25% a 50% para fascia profunda).
  • Técnica circulatoria/linfática. Se usa para disminuir la presión en los tejidos dañados, canalizando la exudación a ganglios linfáticos sanos (tensión de 0% a 10% para hematoma, de 0% a 20% para linfático).

Estas técnicas se aplican con distintos tipos de cortes, que pueden ser en I, en Y, en X o en abanico (técnica linfática).

Por lo tanto, el kinesiotaping ha demostrado ser un método que aporta resultados positivos al tratamiento de diversas lesiones; su aplicación puede disminuir los tiempos de recuperación de lesiones y facilitar procesos de rehabilitación; y dependerá del objetivo que queramos conseguir.

Irene Cabrera Garcerán

Reflexiones en el ámbito de la fisioterapia

Esta entrada surge de algunas de las reflexiones planteadas durante las seis semanas de nuestras prácticas hospitalarias en las que se muestran opiniones y preguntas que no siempre tienen fácil respuesta.

  1. ¿Cuándo dar el alta?
    • Desde el punto de vista del ámbito hospitalario en una sanidad pública, llega un momento en la historia clínica de todo paciente que su tratamiento de fisioterapia hospitalaria tiene que llegar a su final . En algunas ocasiones es fácil determinar esta conclusión del plan de fisioterapia hospitalaria, como cuando los objetivos a corto o medio plazo se han llevado a cabo, el paciente ha recuperado fuerza, movilidad, le ha disminuido el dolor… Sin embargo, por suerte o por desgracia esto no ocurre siempre así, y nos encontramos con pacientes con patologías complejas o de complicada evolución que dificulta el momento exacto para finalizar su plan de tratamiento en la unidad de fisioterapia. Desde el punto de vista biopsicosocial, debemos englobar al paciente y su patología en su entorno, siendo conscientes de la disfunción o discapacidad que le ocasiona y de cómo le afecta a su vida diaria. Es este punto de vista biopsicosocial el que a veces nos dificulta determinar la finalización del plan,  ya que el paciente puede referir mejoría subjetiva, que no se refleja desde un punto de vista objetivo, o simplemente patologías con diferentes grados o picos de la enfermedad debida a otros problemas de salud, como puede ser la diabetes.
  2. La objetividad y la subjetividad:
    • En relación con el punto anterior, hacer referencia a diferentes aspectos. En primer lugar, debemos ser conscientes de que la sensación del dolor  es una sensación totalmente subjetiva de nuestro paciente. Por más que busque explicar y detallar su dolor, jamás vamos a ser capaces de sentir lo que él siente. Siguiendo con esta línea de debate, aunque tengamos escalas para validar de manera objetiva si un paciente mejora o no, como podría ser la escala visual analógica (EVA), este valor también viene dado por la subjetividad de la percepción del dolor de nuestro paciente. Sin embargo, hay aspectos que sí que son objetivos, como podría ser la goniometría, que nos puede servir para cuantificar las mejoras de nuestro paciente. Aunque suele correlacionarse los aspectos objetivos y subjetivos, no siempre es así, lo que también dificultaría el punto uno.
  3. El cuerpo como todo o concepto holístico:Holístico
    • Desde la fisioterapia o la osteopatía entienden que no siempre el problema está donde está el dolor. Me explico. Pongamos como ejemplo la patología del túnel del carpo. Los pacientes refieren dolor en la mano. No obstante, la causa no tiene por qué estar necesariamente en la mano o muñeca, ya que una compresión a nivel del desfiladero de los escalenos o del pectoral menor podrían ser los causantes de dicho dolor. Otro caso sería un paciente con un problema de rodilla, que de manera antiálgica no apoye de manera correcta en ese miembro inferior y establezca un flexo de rodilla, debemos pensar que también repercute a nivel funcional en el tobillo y en la cadera homolateral, y seguramente, en toda la cadena ascendente.
  4. La fisioterapia no son matemáticas
    • En matemáticas una suma siempre va a dar el mismo resultado. En fisioterapia y el resto de ciencias de la salud no. No siempre que apliques un mismo tratamiento en una misma patología vamos a conseguir el mismo resultado o efecto. Dependerá de multitud de factores como la predisposición del paciente al tratamiento, los conocimientos previos que tenga sobre la aplicación de una técnica, la habilidad del profesional o incluso el efecto placebo de la propia aplicación, entre otros.
  5. Dificultad de evidenciar tratamientos
    • Pongamos como ejemplo el drenaje linfático en linfedemas secudarios a mastectomías. ¿Serán iguales los efectos de un idéntico tratamiento en una persona de 70 años que en una de 30? ¿En alguien a quien se le ha quitado dos ganglios que a alguien a quien se le ha quitado 30? ¿En una paciente que antes de la intervención hacía deporte de manera regular a un paciente sedentario? Son sólo algunos ejemplos que, al menos desde un punto de vista teórico, podrían intervenir en los resultados de ese tratamiento. Desde aquí planteo la posibilidad de simplificar mucho más los artículos científicos y tener más factores en cuenta a la hora de realizar los estudios, intentando acotar al máximo los criterios de inclusión y exclusión de los estudios.
  6. Cronificación de las patologías
    • Cierto es que todos conocemos los recursos de nuestra sanidad, y que es una de las que mejor funcionan, tal y como se recoge en el artículo del ABC http://www.abc.es/sociedad/20140906/abci-comparativa-espana-salud-201409052318.html. Sin embargo, durante las prácticas hemos podido conocer un caso de un paciente con cervicalgia derivado  a la unidad de fisioterapia diez meses después del inicio de su proceso. Desde mi punto dedolor vista, tanto tiempo de espera nos ocasiona serios problemas. Por un lado, es una manera de cribar pacientes, ya que los pacientes que son remitidos con tanto tiempo de evolución buscan otro tipo de medidas, como puede ser un tratamiento de fisioterapia privado, o esperan con paciencia hasta ver cómo evoluciona su patología. En este segundo caso, podemos encontrarnos con pacientes a los que el problema les haya remitido; bien por una causa o bien por otra, u otro grupo que tengan que acudir a fisioterapia. En este colectivo que acude a fisioterapia, podemos percatarnos de las serias dificultades que vamos a tener que enfrentarnos para tratar pacientes con una cervicalgia de más de 10 meses de evolución, tanto en dolor, restricción, kinesiofobia, etc. Por tanto, lo que igual podríamos haber tratado en escasas sesiones, se cronifica y se alarga, ¿llevando un mayor gasto de recursos?, ¿reduce y compensa el gasto global el grupo que no se presenta debido a la mejoría espontánea y pacientes que han solicitado tratamiento privado?
  7. Razonamiento
    • Como bien dijo Albert Einstein, “lo importante es no dejar de hacerse preguntas”, y esto es lo que tiene que hacer un buen profesional para conseguir optimizar el tratamiento que sus pacientes reciben. Y, por supuesto, este es uno de los factores principales del aprendizaje durante unas prácticas hospitalarias, pero no sólo el razonamiento clínico, si no también otros tipos de razonamiento como discurrir sobre la mejor técnica de búsqueda bibliográfica. Os dejo con un vídeo sobre la búsqueda bibliográfica mediante los términos MeSH, que si conocemos y usamos de manera correcta, facilitan en gran medida la búsqueda: https://www.youtube.com/watch?v=bT2oDWTOA3o
  8. ¿Utopía?Interdisciplinar
    • Por último, dejar al lector con una utopía que nos ha rondado a todos la mente durante estas prácticas, ¿sería posible que los pacientes pasasen interconsultas con el objetivo de ser valorado a la vez por los diferentes profesionales que abordan una misma patología desde distintos puntos de vista?

Para concluir con esta batería de reflexiones, dejar claro que la fisioterapia es una disciplina muy reciente en la historia, y que aunque ha sufrido cambios muy importantes desde su origen ligado a la enfermería, debe seguir evolucionando para adaptarse a la sanidad y la sociedad actual, atendiendo a sus demandas.

Alejandro Álvarez Bustos.

Exportando manos.

Lo que antes era una rareza, ahora se ha convertido en habitual.

Los jóvenes españoles emigran hacia futuros inciertos en búsqueda de prosperidad laboral. La tasa de paro juvenil asciende en España a un 55,8%, lo que representa un total de 907.000 jóvenes en desempleo.

En el sector de la fisioterapia, según el Colegio Profesional de Fisioterapeutasde la Comunidad de Madrid (CPFCM) , casi el 25% de los fisioterapeutas que se dieron de baja en 2012 lo hizo para irse al extranjero.

En la Comunidad de Madrid hay alrededor de 8000 fisioterapeutas colegiados, y según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los fisioterapeutas se encuentran entre los colectivos que mayor incremento de profesionales tuvieron en 2012 (3.1%). Sin embargo, en los últimos 10 años la oferta de empleo pública ha venido siendo cada vez más escasa, hasta volverse prácticamente nula en la actualidad. Según datos del CPFCM, el 75 % de los fisioterapeutas madrileños que están trabajando lo hacen en el ámbito privado, y de ellos el 48% por cuenta ajena. Las oposiciones para optar a una plaza pública se están convocando cada 5 o 6 años. Es de esperar, por lo tanto, que el paro haya aumentado en el sector de la fisioterapia. La otra opción es la práctica privada, en la que la situación en España es precaria, obligándote en la mayoría de puestos de trabajo a ser autónomo. Todas estas trabas hacen que el fisioterapeuta recién salido de la carrera y normalmente sin cargas familiares busque otras opciones como puede ser trabajar en el extranjero.

¿Qué opciones tenemos los fisioterapeutas para trabajar en el extranjero? Las posibilidades son muchas, todo depende de lo difícil que te lo quieras poner. Sigue leyendo

Y en el otro lado de Europa, ¿qué hay?

A menudo nos gusta compararnos con otros países para quedar en desventaja: que si allí se investiga más que en España, que si en el otro lado los fisioterapeutas pueden recetar…Sin embargo, hay un gran número de países en los que nunca nos fijamos, ni para bien ni para mal. El año pasado, tuve la suerte de realizar mis prácticas en uno de estos países olvidados, Polonia, donde me di cuenta de lo que SÍ tenemos aquí. Podría hablar de técnicas y tratamientos, pero creo que es mucho más interesante conocer la responsabilidad del fisioterapeuta en el proceso terapéutico, dentro del Sistema Nacional de Salud:

  • El diagnóstico: lo habitual en España es conocer el diagnóstico médico en la mayoría de los casos y poder realizar un diagnóstico en fisioterapia; sin embargo, en Polonia, lo normal es no conocer el diagnóstico médico y realizar un tratamiento basado en los síntomas y signos.
  • Elección del tratamiento: aunque en España la mayoría de los pacientes llegan al fisioterapeuta con una pautas de tratamiento, aún tenemos una gran capacidad para modificar, personalizar y adecuar el tratamiento al caso del paciente según nuestro criterio. Por el contrario, en Polonia, las pautas de tratamiento que ha dado el médico son “sagradas” y hay que aplicarlas a rajatabla sin tener en cuenta el estado del paciente. Aún así, queda un resquicio para aplicar un tratamiento distinto al pautado: que el paciente pida y pague alguna sesión de otra técnica; es decir, si un paciente de hombro pide que le pongamos magnetoterapia en el tobillo y lo paga, hay que ponérsela aunque no esté indicado.

Sigue leyendo

Hablar con las manos, oír con los ojos

Imagínese la siguiente situación:

Ayer estuvo levantando unas cajas viejas en el trastero. Parecían ligeras, pero al querer poner una sobre la estantería se hizo daño en el hombro y desde entonces tiene un dolor agudo que le impide levantar el brazo.
Acudimos al médico y le contamos lo sucedido. “¿Cómo fue?”, nos preguntará el doctor. “¿Le duele aquí abajo o más arriba?”, “¿Le molesta si le toco aquí?”

Estas serían algunas de las preguntas básicas que tendríamos que contestar para que el médico pudiera hacernos un diagnóstico y ofrecernos un tratamiento. Y, seguramente, durante el tratamiento nos haría otra serie de preguntas del mismo estilo.Hasta aquí todo normal. ¿Pero qué sucedería si el paciente fuera SORDO?

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en España existen  1.064.000 personas, mayores de seis años, que tienen una discapacidad auditiva. La discapacidad puede ser de distinto tipo y grado, pero este dato significa que un 8% de la población española podría enfrentarse a la situación anterior con dificultad.

Manos Sigue leyendo