Que la sangre no te frene

Si por algo se caracteriza la Fisioterapia como profesión sanitaria es por las amplias posibilidades laborales. Estamos en los hospitales, pero también en residencias de ancianos, centros deportivos, clubes privados, balnearios, nuestra propia clínica, etc. Posiblemente seamos el único sanitario presente dependiendo de dónde trabajemos y debemos conocer medidas de primeros auxilios. Por eso lanzo una pregunta: ¿sabríamos actuar en caso de hemorragia? Si trabajas en un hospital no serás el profesional del elección para atender esta urgencia, pero imagina que estás en un centro deportivo y ocurre un accidente, ¿sabrías? Si tu respuesta ha sido negativa sigue leyendo.

Una hemorragia es la salida de sangre del sistema circulatorio por rotura de vaso o por traumatismo. Dependiendo de la cantidad de sangre y la rapidez a la que se pierde, el paciente puede entrar en choque hipovolémico.

Pueden clasificarse atendiendo a dos criterios:

TIPO DE VASO

  • Hemorragia capilar. Por lesión capilar. La sangre mana de una superficie amplia con varios puntos sangrantes que confluyen (en sabana).
  • Hemorragia venosa. Sangre rojo oscuro y que mana de la herida de forma continua.
  • Hemorragia arterial. Sangre rojo brillante, sale a chorros intermitentes coincidiendo con el pulso. Son más peligrosas.

FOTO 1 Sigue leyendo

Anuncios

Síndrome de los escalenos o síndrome de Paget-Schoetter

Los escalenos son tres músculos que se encuentran a ambos laterales del cuello y que se denominan según su localización: escaleno posterior, medio y anterior.  Entre ellos pasa el paquete vasculo-nervioso que se encarga de la inervación e irrigación del miembro superior.

Musculos escalenos

El plexo braquial junto con la arteria y vena subclavia atraviesa tres desfiladeros: interescalénico, costoclavicular y retropectoral.

Este síndrome consiste en un atrapamiento del paquete a nivel del desfiladero interescalénico (entre el escaleno medio y anterior).

Desfiladeros

¿Por qué se produce el atrapamiento? Se debe principalmente a un espasmo muscular que disminuye el tamaño del espacio por el que tienen que salir las estructuras vasculares y nerviosas. Suelen ser causas no congénitas como coger cargas pesadas, posturas mantenidas con los brazos elevados, caídas sobre el brazo, tensión acumulada, adaptaciones a otras lesiones … las que producen un sobreesfuerzo y por lo tanto el espasmo muscular. Aunque también puede tener causa congénita, como por ejemplo en megapófisis C7.

La compresión puede ser de 3 tipos en función de la estructura que la sufra: neurológica, venosa o arterial. Sigue leyendo