Ese mundo maravilloso llamado: Escalas de fisioterapia

En los primeros años de carrera no tienes idea de para qué podrían servirte tantas escalas, ya que tú siempre has relacionado la fisioterapia con las manos, las lesiones del aparato locomotor y los “crujidos”. Pero te das cuenta cuando llegas a las prácticas en hospitales o residencias de ancianos que las escalas de fisioterapia son como para los cristianos el “Padre Nuestro”.

Es cierto que no es lo más agradable de estudiar porque te suelen contar todas las escalas posibles que se pueden pasar en una patología, y en el caso de geriatría o neurología, el número de escalas es muy grande y se te empiezan a juntar unas escalas con otras, unos ítems con otros y “el mundo escala” se empieza a desmoronar en tu cabeza.

Una vez que llevas varias semanas de prácticas en el hospital eres tú quien busca escalas posibles para pasar a un paciente que viene por primera vez, tenga la patología que tenga. Para los fisioterapeutas es una herramienta muy útil para poder comprobar la evolución de nuestro paciente repitiéndole la misma escala a lo largo del tratamiento.

Una escala es un instrumento de trabajo que contiene enunciados de una serie de características, cualidades, etc., acompañados de una escala graduada sobre lo que interesa medir. El grado de presencia de las características se expresa mediante categorías cuantitativas (mucho, bastante, poco, nada) o cualitativas (siempre, casi siempre, a veces, casi nunca, nunca).

Por ejemplo, en el caso de lesiones en el aparato locomotor para  la extremidad superior pasaríamos la escala DASH, en la extremidad inferior el WOMAC y en el raquis el índice de discapacidad de Oswestry. Después las escalas más específicas de las articulaciones como las escalas KOOS para la rodilla, el SPADI en el hombro o el PRWE para evaluar la mano. Sigue leyendo

Anuncios

Masajito por aquí, masajito por allá

No sé si los fisioterapeutas o futuros fisioterapeutas, como yo, os sentiréis identificados con esta entrada de blog, pero os propongo que penséis cuando nos preguntan qué estamos estudiando o en qué estamos trabajando. Cuando contestamos que estudiamos fisioterapia surgen una amplia variedad de respuestas: “¡Qué bonita profesión…y cómo me duele la espalda!”, “¡Ay! Pues yo necesitaría un fisio para mi rodilla, que me lesioné hace un par de años!”, o “Mira cómo tengo el cuello de mal, podrías darme un masajillo ahora que estás aquí”.

FISIOTERAPIA

Lo cierto es que nosotros en su situación también diríamos lo mismo si no hubiéramos elegido esta profesión que, desde mi punto de vista, es la más bonita de todas. Puede llegar a ser aburrido que cada vez que hablemos sobre lo que nos dedicamos surjan las mismas contestaciones pero lo cierto es que si una persona que ha estudiado administración y dirección de empresas (ADE) o publicidad habla de su profesión no hay tanto interés y se cambia de tema casi en el acto. Entonces creo que lo mejor es que nos sintamos orgullosos por la expectación que genera a lo que nos dedicamos y procurar que eso no cambie nunca, porque eso significará que ya no somos tan especiales.

También es importante dejar claro que no sólo damos masajes, es más, los masajes relajantes no suelen están en nuestro día a día. La palabra Fisioterapia proviene de la unión de las voces griegas: “physis”, que significa naturaleza y “therapeia”, que quiere decir tratamiento. Por tanto, desde un punto de vista etimológico, fisioterapia o “physis-therapeia” significa “Tratamiento por la Naturaleza”, o también “Tratamiento mediante Agentes Físicos”.

La fisioterapia o Terapia Física es una profesión libre, independiente y autónoma de las ciencias de la salud dedicada al estudio de la vida, la salud y las enfermedades  del ser humano desde el punto de vista del movimiento corporal, se caracteriza por buscar el desarrollo adecuado de las funciones que producen los sistemas del cuerpo, donde su buen o mal funcionamiento, repercute en la cinética o movimiento corporal humano.

Ya en 1958 la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la fisioterapia como: “el arte y la ciencia del tratamiento por medio del ejercicio terapéutico, calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad. Además la Fisioterapia incluye la ejecución de pruebas eléctricas y manuales para determinar el valor de la afectación y fuerza muscular, pruebas para determinar las capacidades funcionales, la amplitud de movimiento articular y medidas de la capacidad vital, así como ayudas diagnósticas para el control de la evolución”. La Fisioterapia es una disciplina que se encuentra incluida en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias.

GANCHOS Sigue leyendo