Que la sangre no te frene

Si por algo se caracteriza la Fisioterapia como profesión sanitaria es por las amplias posibilidades laborales. Estamos en los hospitales, pero también en residencias de ancianos, centros deportivos, clubes privados, balnearios, nuestra propia clínica, etc. Posiblemente seamos el único sanitario presente dependiendo de dónde trabajemos y debemos conocer medidas de primeros auxilios. Por eso lanzo una pregunta: ¿sabríamos actuar en caso de hemorragia? Si trabajas en un hospital no serás el profesional del elección para atender esta urgencia, pero imagina que estás en un centro deportivo y ocurre un accidente, ¿sabrías? Si tu respuesta ha sido negativa sigue leyendo.

Una hemorragia es la salida de sangre del sistema circulatorio por rotura de vaso o por traumatismo. Dependiendo de la cantidad de sangre y la rapidez a la que se pierde, el paciente puede entrar en choque hipovolémico.

Pueden clasificarse atendiendo a dos criterios:

TIPO DE VASO

  • Hemorragia capilar. Por lesión capilar. La sangre mana de una superficie amplia con varios puntos sangrantes que confluyen (en sabana).
  • Hemorragia venosa. Sangre rojo oscuro y que mana de la herida de forma continua.
  • Hemorragia arterial. Sangre rojo brillante, sale a chorros intermitentes coincidiendo con el pulso. Son más peligrosas.

FOTO 1

LOCALIZACIÓN

  • Interna. La sangre queda retenida en el interior del organismo.
  • Internas exteriorizadas por orificios naturales. La sangre sale al exterior a través de los agujeros naturales. Ejemplo: oído (otorragias), nariz (epixtasis), recto…
  • Externas. La sangre sale al exterior.
  • Intersticiales. La sangre se extravasa en los tejidos vecinos (tejido celular subcutáneo, etc.) produciendo un hematoma si es profunda o equimosis si es superficial.

SÍNTOMAS

  • Frío, palidez, sudoración fría, mareos, somnolencia, pérdida de conciencia.
  • Taquicardia, taquipnea e hipotensión

¿CÓMO ACTUAR?

HEMORRAGÍAS INTERNAS EXTERIORIZADAS

Epixtasis: Inclinación de la cabeza hacia delante y compresión de las fosas nasales.

Otorragia: Nunca taponar. Colocar al paciente sobre el lado con el oído hemorrágico.

HEMORRAGÍAS INTERNAS

Necesitan intervención quirúrgica. Aflojar ropa y desplazar a centro hospitalario.

HEMORARGÍAS EXTERNAS

Colocar al paciente en supino para evitar lipotimias. Seguiremos los 4 pasos principales:

  1. Presión directa sobre la herida. Colocar apósitos y presionar directamente. Nunca retirar el apósito, si se empapa cubrir con más apósitos limpios.
  2. Vendaje compresivo circular y elevación del miembro por encima del corazón. Se usa si el punto 1 no ha sido eficaz. No debe comprimir arterialmente.  FOTO 2
  3. Elevación y compresión de la arteria principal del miembro por encima de la herida. Comprimir presionando contra tejido óseo. Arterias de compresión principales: femorales, poplíteas, humerales, axilares, carótidas y subclavias.FOTO 3 FOTO 4
  4. Cómo último recurso se realizará un torniquete. Compresión total de vasos y nervios, bloquea el suministro de oxígeno. Soltar cada 7 minutos para evitar la necrosis de los tejidos y traslado al hospital inmediato.
    FOTO 5

http://www.seg-social.es/ism/gsanitaria_es/ilustr_capitulo7/cap7_2_hemorragias.htm

http://www.edu.xunta.es/centros/iespintorcolmeiro/system/files/6.HEMORRAGIAS.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s