Esto se cura con hielo y reposo…

Esta frase es repetida por la mayoría de deportistas cuando se producen un esguince de tobillo leve (grado I / II) con tal de poder reanudar la práctica deportiva lo antes posible. Lo que no saben es que están equivocados, ya que hacer eso provocará que, en un futuro, padezcan inestabilidad crónica de tobillo y posibles recidivas.

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes en el ámbito deportivo. El mecanismo lesional más común consiste en un movimiento de supinación excesivo del retropié, provocando que el tobillo realice un movimiento de inversión forzada a una gran velocidad.

esguinceee    esguince 2

Los ligamentos colaterales laterales del tobillo son los más débiles por lo que se lesionan con mayor facilidad, siendo el peroneo-astragalino anterior el que más, seguido del calcáneo-peroneo y por último por el peroneo-astragalino posterior. Otras estructuras que pueden verse afectadas son los tendones peroneos, la capsula articular en su parte lateral y algunas terminaciones nerviosas propioceptivas.

lig tobillo

La clasificación más común divide los esguinces de tobillo en tres tipos o grados, en función de una serie de variables:

INFLAMACIÓN DOLOR Y COJERA INTEGRIDAD DE LOS LIGAMENTOS INESTABILIDAD ARTICULAR
GRADO I LEVE DOLOR LEVE

NO COJERA

NO AFECTADOS INEXISTENTE
GRADO II MODERADA DOLOR MODERADO

COJERA APRECIABLE

ROTURA PARCIAL MODERADA INESTABILIDAD

GRADO

III

ALTA ABUNDANTE DOLOR

INCAPACIDAD DE MARCHA

ROTURA TOTAL INESTABILIDAD TOTAL

El diagnóstico consiste, generalmente, en la revisión de la historia clínica y en la realización de un examen del estado de la articulación tras el traumatismo inicial, además de un examen radiológico para descartar posibles fracturas óseas. Un correcto diagnóstico y un tratamiento temprano que incluya ejercicios de potenciación muscular, junto con movilizaciones de articulación y ejercicios propioceptivos tras conseguir reducir la inflamación y el edema inicial, pueden minimizar el tiempo de recuperación y prevenir futuras recidivas. Un incorrecto tratamiento, hace que el paciente tienda a producirse esguinces de repetición asociados a una mala posición del peroné en su zona distal, que contribuye a una realización anormal de los movimientos fisiológicos. Una inadecuada restauración de la dorsiflexión de tobillo incrementa el riesgo de recaer en otro esguince y limita las actividades funcionales como la deambulación. Además, a largo plazo genera dolor, ya sea permanente o intermitente e inestabilidad de la articulación.

ejercicios

Vídeos relacionados:

Diagnóstico

Ejercicios propioceptivos

En conclusión, es imprescindible realizar un correcto tratamiento lo más temprano posible y recuperar la articulación al 100% para evitar futuras recidivas y conseguir que desaparezca el dolor.

Por lo tanto, esto NO se cura solo con hielo y reposo.

RODRIGO MARTÍN MADEJÓN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s