¿Sabríamos tratar a un paciente con trombosis venosa profunda?

En la universidad siempre nos han explicado cómo tratar diferentes patologías, pero ¿nos han dicho alguna vez qué hacer si el paciente tiene una enfermedad concomitante a la patología a tratar?

En estas prácticas he tenido la oportunidad de trabajar con un paciente operado de una artroplastia de rodilla que sufría también problemas cardiovasculares, de los cuales, el que más me llamó la atención fue una trombosis venosa que sufrió hacía unos años, ya que tuvo lugar en la misma pierna en la que había sido operado. ¿Cómo podía afectar esto a mi tratamiento? ¿Qué precauciones debía tomar? ¿Se puede prevenir una recidiva?

 Para resolver todas mis dudas primero tenía que refrescar en qué consistía esta enfermedad: una trombosis venosa profunda (TVP) es un proceso caracterizado por la formación de un trombo o coágulo en el interior de las venas, normalmente en lostvp2 miembros inferiores. Lo peligroso de la patología, es que dicho trombo puede desplazarse por el torrente sanguíneo, lo que puede tener graves consecuencias si llega a órganos como el pulmón, el cerebro o el corazón, además de complicarse por la aparición de trombosis recurrentes. La TVP se da principalmente en personas de más de 60 años, aunque además de la edad, las inmovilizaciones prolongadas por cirugía, el embarazo y enfermedades inflamatorias del intestino, entre otros más, son también factores de riesgo.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

  • Dolor en la extremidad afectada, que aumenta con la flexión dorsal del piepost_trombosis-venosa
  • Edema
  • Sensación de pesadez e impotencia funcional
  • Aumento de calor local en la extremidad
  • Otros: fiebre y aumento de la frecuencia cardiaca y síntomas respiratorios (tos, disnea…)

¿Cómo podemos prevenir una recidiva de este proceso?

 Además del tratamiento farmacológico, principalmente heparina u otros anticoagulantes administrados por vía oral, las principales medidas preventivas son aquellas que favorecen el retorno venoso son la elevación de los miembros inferiores, la cinesiterapia y deambulación precoz, los vendajes de compresión y la presoterapia, ejercicios de fortalecimiento de la musculatura de la extremidad inferior, la respiración abdomino-diafragmática y torácica, el masaje de drenaje y el masaje venoso.

Aquí os facilito algunos vídeos sobre técnicas que podemos emplear en esta patología:

Artículos de interés y fuentes de información:

Sergio Martín Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s