Hidroterapia: Efectos beneficiosos y precauciones de la inmersión

Dado que la fisioterapia tiene un campo de actuación muy amplio, debemos conocer todos los recursos disponibles. Uno de ellos es el agua, muy empleada para patología neurológica y deportiva debido a sus características de viscosidad e ingravidez. Quizás menos valorada para otras patologías para las cuales también podría ser un recurso muy rico.

Imagen1

Derivados de sus características (densidad, flotabilidad, viscosidad, presión hidrostática, etc.), el agua tiene efectos sistémicos que debemos conocer, sea para buscarlos o para evitarlos. Éstos involucran a varios sistemas: cardiovascular, pulmonar, renal, musculoesquelético y nervioso:

Sistema cardiovascular: La presión hidrostática actúa sobre el sistema Imagen2sanguíneo y linfático a nivel periférico, por lo que la sangre y la linfa de las extremidades se desplaza a la cavidad torácica. Esto significa tres cosas:

  1. La presión en las aurículas aumenta (sobre todo en la derecha).
  2. La presión arterial pulmonar también aumenta.
  3. Aumento del volumen cardíaco.
  4. Disminución de edemas.

Todo ello se traduce en un aumento del volumen sistólico y, por consiguiente, un aumento del gasto cardíaco.

Sistema respiratorio: La presión hidrostática actúa sobre la pared costal y el abdomen Imagen3(aumento de la presión intra-abdominal). Además, tenemos en cuenta que el volumen de sangre en la cavidad torácica ha aumentado. Por supuesto, también hay que contar con que al estar en una piscina hay mayor humedad en el aire. De todo ello se derivan varios efectos:

  1. El trabajo respiratorio aumenta, ya que el volumen circulatorio en la cavidad torácica es mayor.
  2. La presión en la pared costal e intra-abdominal resisten la expansión pulmonar, lo cual trabaja la resistencia del paciente al esfuerzo.
  3. La humedad del aire disminuye la posibilidad de sufrir un ataque de asma.

Sistema renal: El aumento de la circulación central también tiene efectos sobre el sistema renal. Imagen4Estos son:

  1. Aumento del volumen de sangre que llega al riñón.
  2. Disminución la producción de hormona antidiurética (ADH) y aldosterona.

Esto significa que aumenta la producción y excreción de orina, con la consiguiente pérdida de sodio y potasio, lo cual puede ocasionar calambres, este efecto indeseado se puede evitar dando comida que contenga estos elementos al paciente antes de entrar en la piscina.

Sistema musculoesquelético:Imagen5 a este nivel se producen múltiples y diversos efectos:

La flotabilidad del agua descarga el peso del paciente permitiéndole mover articulaciones sensibles a la carga con menos impacto y menos dolor.

  1. El movimiento es más lento debido a la viscosidad del agua, lo que aumenta el tiempo de respuesta del paciente a los cambios de posición (articular o postural).
  2. Dependiendo de la actividad, se puede conseguir mayor movimiento o función con menos esfuerzo. También sucede al contrario, ya que la resistencia del agua es velocidad-dependiente, lo cual se puede usar para aumentar o mantener la fuerza muscular.
  3. Debido al aumento de gasto cardíaco también mejora la perfusión muscular, lo cual significa una mayor oxigenación y detoxificación del músculo.
  4. Se reduce el dolor del paciente.

Sistema nervioso: Estudios recientes muestran que la inmersión ayuda al equilibrio del sistema nervioso autónomo, reduciendo Imagen6la activación del sistema simpático, sobre todo en agua caliente. Este equilibrio se ha asociado con:

  1. Reducción del riesgo de arritmias cardíacas.
  2. Reducción de la presión arterial.
  3. Reducción de las respuestas inflamatorias.
  4. Relajación.
  5. Mejoras cognitivas, de humor y de memoria.
  6. Disminución del tono muscular.

Todos los efectos comentados dependen de la profundidad y la duración de la inmersión (cuanto mayor sean, mayor intensidad del efecto).

En resumen, los efectos principales que obtenemos son los siguientes:

  1. Disminución de la presión arterial.
  2. Disminución del tono simpático.
  3. Fortalecimiento de la musculatura respiratoria.
  4. Mejora de la función cardiovascular.
  5. Aumento de la función renal.
  6. Aumento de la perfusión en los músculos.
  7. Descarga de las articulaciones.

Como hemos visto, del medio acuático podemos obtener muchísimos beneficios, pero no podemos olvidarnos que hay casos en los que puede ser contraproducente. Como por ejemplo: insuficiencia cardíaca mal controlada, angina en reposo, aneurismas, insuficiencia renal grave, diabetes mal controlada, muy baja resistencia al esfuerzo (capacidad vital menor de 900 ml.), etc.

Lo más importante de todo, el paciente debe querer meterse en el agua y disfrutar de la experiencia; no hay tratamiento efectivo si el paciente no está satisfecho y contento con él y con sus terapeutas.

Henar Hall

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s