Reflexiones en el ámbito de la fisioterapia

Esta entrada surge de algunas de las reflexiones planteadas durante las seis semanas de nuestras prácticas hospitalarias en las que se muestran opiniones y preguntas que no siempre tienen fácil respuesta.

  1. ¿Cuándo dar el alta?
    • Desde el punto de vista del ámbito hospitalario en una sanidad pública, llega un momento en la historia clínica de todo paciente que su tratamiento de fisioterapia hospitalaria tiene que llegar a su final . En algunas ocasiones es fácil determinar esta conclusión del plan de fisioterapia hospitalaria, como cuando los objetivos a corto o medio plazo se han llevado a cabo, el paciente ha recuperado fuerza, movilidad, le ha disminuido el dolor… Sin embargo, por suerte o por desgracia esto no ocurre siempre así, y nos encontramos con pacientes con patologías complejas o de complicada evolución que dificulta el momento exacto para finalizar su plan de tratamiento en la unidad de fisioterapia. Desde el punto de vista biopsicosocial, debemos englobar al paciente y su patología en su entorno, siendo conscientes de la disfunción o discapacidad que le ocasiona y de cómo le afecta a su vida diaria. Es este punto de vista biopsicosocial el que a veces nos dificulta determinar la finalización del plan,  ya que el paciente puede referir mejoría subjetiva, que no se refleja desde un punto de vista objetivo, o simplemente patologías con diferentes grados o picos de la enfermedad debida a otros problemas de salud, como puede ser la diabetes.
  2. La objetividad y la subjetividad:
    • En relación con el punto anterior, hacer referencia a diferentes aspectos. En primer lugar, debemos ser conscientes de que la sensación del dolor  es una sensación totalmente subjetiva de nuestro paciente. Por más que busque explicar y detallar su dolor, jamás vamos a ser capaces de sentir lo que él siente. Siguiendo con esta línea de debate, aunque tengamos escalas para validar de manera objetiva si un paciente mejora o no, como podría ser la escala visual analógica (EVA), este valor también viene dado por la subjetividad de la percepción del dolor de nuestro paciente. Sin embargo, hay aspectos que sí que son objetivos, como podría ser la goniometría, que nos puede servir para cuantificar las mejoras de nuestro paciente. Aunque suele correlacionarse los aspectos objetivos y subjetivos, no siempre es así, lo que también dificultaría el punto uno.
  3. El cuerpo como todo o concepto holístico:Holístico
    • Desde la fisioterapia o la osteopatía entienden que no siempre el problema está donde está el dolor. Me explico. Pongamos como ejemplo la patología del túnel del carpo. Los pacientes refieren dolor en la mano. No obstante, la causa no tiene por qué estar necesariamente en la mano o muñeca, ya que una compresión a nivel del desfiladero de los escalenos o del pectoral menor podrían ser los causantes de dicho dolor. Otro caso sería un paciente con un problema de rodilla, que de manera antiálgica no apoye de manera correcta en ese miembro inferior y establezca un flexo de rodilla, debemos pensar que también repercute a nivel funcional en el tobillo y en la cadera homolateral, y seguramente, en toda la cadena ascendente.
  4. La fisioterapia no son matemáticas
    • En matemáticas una suma siempre va a dar el mismo resultado. En fisioterapia y el resto de ciencias de la salud no. No siempre que apliques un mismo tratamiento en una misma patología vamos a conseguir el mismo resultado o efecto. Dependerá de multitud de factores como la predisposición del paciente al tratamiento, los conocimientos previos que tenga sobre la aplicación de una técnica, la habilidad del profesional o incluso el efecto placebo de la propia aplicación, entre otros.
  5. Dificultad de evidenciar tratamientos
    • Pongamos como ejemplo el drenaje linfático en linfedemas secudarios a mastectomías. ¿Serán iguales los efectos de un idéntico tratamiento en una persona de 70 años que en una de 30? ¿En alguien a quien se le ha quitado dos ganglios que a alguien a quien se le ha quitado 30? ¿En una paciente que antes de la intervención hacía deporte de manera regular a un paciente sedentario? Son sólo algunos ejemplos que, al menos desde un punto de vista teórico, podrían intervenir en los resultados de ese tratamiento. Desde aquí planteo la posibilidad de simplificar mucho más los artículos científicos y tener más factores en cuenta a la hora de realizar los estudios, intentando acotar al máximo los criterios de inclusión y exclusión de los estudios.
  6. Cronificación de las patologías
    • Cierto es que todos conocemos los recursos de nuestra sanidad, y que es una de las que mejor funcionan, tal y como se recoge en el artículo del ABC http://www.abc.es/sociedad/20140906/abci-comparativa-espana-salud-201409052318.html. Sin embargo, durante las prácticas hemos podido conocer un caso de un paciente con cervicalgia derivado  a la unidad de fisioterapia diez meses después del inicio de su proceso. Desde mi punto dedolor vista, tanto tiempo de espera nos ocasiona serios problemas. Por un lado, es una manera de cribar pacientes, ya que los pacientes que son remitidos con tanto tiempo de evolución buscan otro tipo de medidas, como puede ser un tratamiento de fisioterapia privado, o esperan con paciencia hasta ver cómo evoluciona su patología. En este segundo caso, podemos encontrarnos con pacientes a los que el problema les haya remitido; bien por una causa o bien por otra, u otro grupo que tengan que acudir a fisioterapia. En este colectivo que acude a fisioterapia, podemos percatarnos de las serias dificultades que vamos a tener que enfrentarnos para tratar pacientes con una cervicalgia de más de 10 meses de evolución, tanto en dolor, restricción, kinesiofobia, etc. Por tanto, lo que igual podríamos haber tratado en escasas sesiones, se cronifica y se alarga, ¿llevando un mayor gasto de recursos?, ¿reduce y compensa el gasto global el grupo que no se presenta debido a la mejoría espontánea y pacientes que han solicitado tratamiento privado?
  7. Razonamiento
    • Como bien dijo Albert Einstein, “lo importante es no dejar de hacerse preguntas”, y esto es lo que tiene que hacer un buen profesional para conseguir optimizar el tratamiento que sus pacientes reciben. Y, por supuesto, este es uno de los factores principales del aprendizaje durante unas prácticas hospitalarias, pero no sólo el razonamiento clínico, si no también otros tipos de razonamiento como discurrir sobre la mejor técnica de búsqueda bibliográfica. Os dejo con un vídeo sobre la búsqueda bibliográfica mediante los términos MeSH, que si conocemos y usamos de manera correcta, facilitan en gran medida la búsqueda: https://www.youtube.com/watch?v=bT2oDWTOA3o
  8. ¿Utopía?Interdisciplinar
    • Por último, dejar al lector con una utopía que nos ha rondado a todos la mente durante estas prácticas, ¿sería posible que los pacientes pasasen interconsultas con el objetivo de ser valorado a la vez por los diferentes profesionales que abordan una misma patología desde distintos puntos de vista?

Para concluir con esta batería de reflexiones, dejar claro que la fisioterapia es una disciplina muy reciente en la historia, y que aunque ha sufrido cambios muy importantes desde su origen ligado a la enfermería, debe seguir evolucionando para adaptarse a la sanidad y la sociedad actual, atendiendo a sus demandas.

Alejandro Álvarez Bustos.

Anuncios