Reflexiones deportivas

Quizás uno de los ámbitos más conocidos sea la Fisioterapia deportiva, ya que desde hace varias décadas la figura del fisioterapeuta ha estado presente en el deporte, sobre todo en la práctica de alto nivel.

Actualmente todos las personas que se dedican a practicar un deporte profesionalmente cuentan como  mínimo con un fisioterapeuta en su equipo para que esté diariamente con ellos y les pueda asistir en cualquier momento. Y en el mejor de los casos el deportista o el equipo cuentan con un gabinete médico entre los que se encuentran varios fisioterapeutas, para tratar tanto las lesiones que les sucedan como para prevenir cualquier tipo de lesión.

Y hablando de la Fisioterapia deportiva os voy a relatar mi corta experiencia con esta parte de la Fisioterapia. Este verano tuve la oportunidad de realizar unas prácticas en la unidad de fisioterapia de la Real Federación Española de Gimnasia, disfruté muchísimo y aprendí el doble de lo que disfruté, es un trabajo muy diferente a las prácticas que realizo ahora en el Hospital de Fuenlabrada. Trabajas casi siempre a contrarreloj pero teniendo en cuenta que tus “pacientes”, si se les puede llamar así porque parecen hechos en otra galaxia, necesitan recuperase a 100% de la lesión para evitar recidivas. A veces hay mucha presión, pero es gratificante ver que se recuperan y lo dan todo en las competiciones, como por ejemplo Lourdes Mohedano, que es una gimnasta profesional integrante del conjunto nacional de gimnasia rítmica que logró ser la atleta española más joven en participar en los JJOO de Londres 2012, consiguiendo la cuarta posición. También ha sido bicampeona del Mundo (Kiev 2013 e Izmir 2014) en la final de mazas y medalla de bronce en la final de mazas en el campeonato de Europa Baku 2014. Y todo esto con tan solo 19 años. Vamos, una extraterrestre… Sigue leyendo

UCI, Un Cambio de Impresiones:

Todos hemos oído hablar mil veces de los hospitales, de los quirófanos y de la UCI. De todos esos lugares terribles donde ocurren cosas buenas y cosas no tan buenas. De todas las personas que sufren día a día enfermedades que requieren una estancia, breve o prolongada, en uno de estos lugares.

Desde la infancia, cuando oímos términos que desconocemos y alguien nos explica en qué consisten, nos formamos imágenes en nuestra cabeza de esos términos que pueden ser más o  menos certeras. Así, por ejemplo, cuando nos cuentan lo bonito que es el mar y nos ponen películas de Disney podemos llegar a pensar que el mar es un lugar de un color azul brillante donde las sirenas y los peces de colores conviven y cantan canciones.

¿Cuántos de nosotros hemos oído historias de familiares que visitan a otros familiares en la UCI pero nunca hemos visitado una? ¿Cuántos de nosotros hemos oído cosas como “¡Qué impresión da ver a alguien que quieres con tantos tubos y tantas máquinas!” o “¡El abuelo está tan desorientado ahí dentro que no nosvinilo infantil dragon escupefuegos ha reconocido!” o “¡Es que claro, sin ventanas no saben ni siquiera si es de día o de noche, ni cuantos días llevan ahí metidos!”? Todas estas alusiones hacen que, como cuando somos niños, nos formemos una imagen de la UCI como un lugar oscuro, con dragones y hechiceros donde vemos sufrir a la gente que queremos. Sigue leyendo