Exportando manos.

Lo que antes era una rareza, ahora se ha convertido en habitual.

Los jóvenes españoles emigran hacia futuros inciertos en búsqueda de prosperidad laboral. La tasa de paro juvenil asciende en España a un 55,8%, lo que representa un total de 907.000 jóvenes en desempleo.

En el sector de la fisioterapia, según el Colegio Profesional de Fisioterapeutasde la Comunidad de Madrid (CPFCM) , casi el 25% de los fisioterapeutas que se dieron de baja en 2012 lo hizo para irse al extranjero.

En la Comunidad de Madrid hay alrededor de 8000 fisioterapeutas colegiados, y según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los fisioterapeutas se encuentran entre los colectivos que mayor incremento de profesionales tuvieron en 2012 (3.1%). Sin embargo, en los últimos 10 años la oferta de empleo pública ha venido siendo cada vez más escasa, hasta volverse prácticamente nula en la actualidad. Según datos del CPFCM, el 75 % de los fisioterapeutas madrileños que están trabajando lo hacen en el ámbito privado, y de ellos el 48% por cuenta ajena. Las oposiciones para optar a una plaza pública se están convocando cada 5 o 6 años. Es de esperar, por lo tanto, que el paro haya aumentado en el sector de la fisioterapia. La otra opción es la práctica privada, en la que la situación en España es precaria, obligándote en la mayoría de puestos de trabajo a ser autónomo. Todas estas trabas hacen que el fisioterapeuta recién salido de la carrera y normalmente sin cargas familiares busque otras opciones como puede ser trabajar en el extranjero.

¿Qué opciones tenemos los fisioterapeutas para trabajar en el extranjero? Las posibilidades son muchas, todo depende de lo difícil que te lo quieras poner.

A la hora de marcharse fuera de España, aparece siempre la opción de Francia. Multitud de fisioterapeutas españoles han emigrado a Francia en busca de una opción laboral que, por lo general, resulta gratificante y cómoda. Esto se debe a que la profesión allí está mejor valorada por la población general, hay oferta de empleo y no te ponen muchas trabas de cara a la homologación del título. Lo único que te piden y puede resultar un problema si acabas de salir de la carrera, es tener alrededor de unas 1100 horas de prácticas en las diversas especialidades. Aunque en la actualidad no hay tanta oferta como antes, por eso es más complicado irse, y por eso Francia exige más a todo aquel que quiere homologar su título. Pero, aun así, sigue siendo la opción más factible si tienes poca experiencia. Otro problema podría ser el idioma. Obviamente es interesante la opción de dominarlo a la perfección ya que vas a tener opción a trabajar en otras instituciones mejor reconocidas, y con mejor salarios, como son los hospitales y las clínicas privadas. Pero también hay algunas opciones de trabajo en las que no te piden un nivel mínimo de Francés.

Otras opciones dentro de Europa pueden ser Alemania, Bélgica, Finlandia, Holanda, Suecia, Austria, Noruega y por supuesto la siempre presente Inglaterra. Los problemas que se plantean a la hora de pensar en destinos como estos es que no es tan fácil la homologación del título. Si decides irte a alguno de estos destinos, toca seguir formándose, hacer algún máster, y hacer cuantas más prácticas mejor. Otro problema que puede surgir es el dominio de los idiomas, que en la mayoría de los casos son idiomas muy distintos al español y que por lo general nos cuesta mucho aprender.

¿Y fuera de Europa? Las opciones siguen siendo demasiadas, si no se te dan muy bien los idiomas siempre puedes optar por los países sudamericanos, puede ser una experiencia más en tu vida laboral. Pero en países como Chile, México o Argentina la situación es parecida a la de España, hay más ofertas de empleo que aquí, pero el reconocimiento de la profesión y la remuneración es mínima. Además, si en España la profesión de fisioterapeuta es joven, en estos países es más joven aún. El desarrollo de la profesión es menor en estos países aunque la formación es bastante buena. Allí la carrera puede denominarse de otro modo (kinesiología) y dura 5 años, por lo que pueden ponerte problemas a la hora de la homologación del título.

EEUU hoy en día es una opción posible. Hace unas semanas vinieron a nuestra universidad desde una empresa que recluta fisioterapeutas y terapeutas ocupaciones para ofrecernos empleo una vez acabada la carrera. Los requisitos que te piden son la convalidación del título, y un nivel de inglés alto, del resto del papeleo se encargan ellos (o al menos así nos lo vendieron). Los primeros meses te daban facilidades, pero a cambio y como condición debes trabajar 3 años para ellos. En el caso de no cumplirlo deberás pagar todo lo que se te facilitó en un principio.

Más atractivo que EEUU me parece la opción de trabajar en Canadá. Un país frío, y con poca luz pero, salvando esto, merece mucho la pena por muchas otras cosas como las condiciones laborales que son de las mejores (desde mi punto de vista) y allí la profesión está muy bien reconocida. El proceso de convalidación del título puede llevar bastante tiempo (unos tres años mínimo), pero por lo general las expectativas se cumplen y se superan trabajando allí como fisioterapeuta. Además, el campo de la investigación está ampliamente desarrollado, algo en lo que en España escaseamos. Eso sí, el nivel de inglés es fundamental. Canadá puede ser una opción muy interesante de cara a crecer en tu desarrollo profesional y personal.

Fuera del continente americano, merece la pena nombrar países como Australia y Nueva Zelanda.  En el caso de Australia, los problemas principales son el elevado coste de tasas, un nivel muy alto de inglés, y tener que pasar al menos dos exámenes (uno teórico y otro práctico). El reconocimiento de la profesión es muy bueno y el campo de la investigación también está muy desarrollado. En el caso de Nueva Zelanda es algo más asequible. Muchos fisioterapeutas desisten en el intento por el elevado coste y el esfuerzo que supone, pero cuando se llega a conseguir resulta muy satisfactorio y recomendable.

Emigrar se ha convertido en la mejor opción para muchos de los jóvenes fisioterapeutas españoles.  En la mayoría de los casos trabajar en el extranjero supone mejores condiciones laborales y una mayor proyección profesional.

A modo de reflexión personal, he de decir que al hacer esta entrada de blog, si ya tenía ganas de salir del país y poder proyectarme a nivel profesional, ahora tengo aún más. No sólo por lo que puede suponer a nivel profesional sino también por el enfoque personal que te puede proporcionar una experiencia así. El problema o miedo que aparece con la idea de esta opción, es no querer volver.

Video relacionado

¡Sal de tu zona de confort! 

Enlaces relacionados:

http://www.redaccionaula-urjc.es/alcala/espa%C3%B1a-exporta-talento

http://www.efisioterapia.net/foros/17182-fisioterapia-fuera-espana

http://www.colfisiocv.com/comunicacion/actualidad/400_Francia_una_opcion_para_fisioterapeutas.html

http://www.efisioterapia.net/foros/9696-america-latina?page=1

http://dondestanais.blogspot.com.es/2014/06/un-fisioterapeuta-espanol-en-canada.html

http://www.aefi.net/Servicios/Migracionprofesional.aspx

https://www.cfisiomad.org/Pages/detalle_notaprensa_pub.aspx?idnota=55

Eva Pinto Rocha

Anuncios