REHABILITACIÓN CARDIACA

La realización de los Programas de Rehabilitación Cardiaca, fue aconsejado por la Organización Mundial de la Salud en los años sesenta. Se definió como un conjunto de medidas que persiguen la recuperación, readaptación del paciente que ha padecido o padece alguna manifestación de cardiopatía.

 

Se compone de una serie de programas asistenciales multidisciplinares con carácter integral.

Consta de tres pilares fundamentales:

  • Prescripción individualizada de ejercicio físico.
  • Control de factores de riesgo cardiovascular.
  • Apoyo psicosocial.

El objetivo fundamental es limitar el efecto psicológico y fisiológico determinante en la enfermedad cardiaca. Logra mejorar la calidad de vida ya que reduce significativamente el riesgo de padecer nuevamente un infarto, ayuda a controlar y estabilizar los síntomas. Con esta rehabilitación se consigue que los pacientes se reincorporen más rápidamente a la sociedad lo que es un factor muy positivo para ellos.

Este programa está supervisado por un equipo multidisciplinar compuesto por:

  • Médicos especialistas en cardiología.
  • Dietistas
  • Médicos rehabilitadores.
  • Enfermería especializada.
  • Fisioterapeutas.
  • Terapeutas ocupacionales.
  • Médicos psiquiátricas y psicólogos clínicos.

La rehabilitación cardiaca está destinada a personas con:

  • Reparación o reemplazo de válvulas de corazón.
  • Angina de pecho.
  • Fallo cardíaco.
  • Un ataque al corazón.
  • Una angioplastia.
  • Trasplante de corazón o pulmón.

Consta de tres fases:

Fase 1 hospitalaria:

  • Se realizan ejercicios inicialmente pasivos que aumentan progresivamente, esta fase está dedicada más al aspecto informativo, prevención, atención psicológica y retorno a la vida normal.
  • El médico encargado de la rehabilitación cardiaca se entrevista con el paciente para darle información sobre dicho programa y mandar las pruebas oportunas.

Fase 2:

  • Se decide a qué grupo de riesgo se incluye al paciente y si la rehabilitación va a ser en el domicilio u hospitalaria.
  • Se mandan ejercicios progresivos individualizados.
  • La rehabilitación hospitalaria consta de seis semanas, incluye periodo de calentamiento, de entrenamiento aeróbico y periodo de enfriamiento.
  • La rehabilitación domiciliaria se da en pacientes con un bajo riesgo. Caminar progresivamente.

Fase 3:

  • Es un programa de ejercicio no supervisado por el profesional directamente.
  • Se diseña para mantener la capacidad de esfuerzo desarrollada durante la fase anterior.
  • Según el grado de adhesión, durará toda la vida.
  • A los 3-4 meses se realizará una nueva prueba de esfuerzo para valorar objetivamente su capacidad funcional y observar que ha mejorado.

En todas las fases hay que estar pendientes en todo momento de la frecuencia cardiaca, para evitar consecuencias derivadas del ejercicio.

Os adjunto estos vídeos en los que salen diferentes ejercicios en distintas fases.

https://www.youtube.com/watch?v=IkwRNjTQRaw

https://www.youtube.com/watch?v=HfSTQD1kJ6E

Sheila Patiño Cuello

Anuncios