Ventajas de la implantación de la tele-fisioterapia en la sanidad pública

A todos los que componen esta profesión estoy seguro que les ha surgido alguna de las  siguientes reflexiones “si le hubiera visto antes, las consecuencias no serían las mismas”, “por qué tengo que estar tratando a este paciente, si se lo puede hacer el solo y está ocupando el sitio de otro”, “tan solo  con mi seguimiento este paciente estaría en perfectas condiciones y no tendría que perder tiempo ni él ni yo”…

Las largas listas de espera en la sanidad pública están provocando que a los pacientes les llamen para ir a fisioterapia demasiado tarde. Muchos de éstos cuando acuden ya tienen secuelas irreversibles o que conllevan mucho tiempo revertirlas.  Esto provoca que a estos pacientes haya que dedicarles más tiempo del que hubiera necesitado de tratamiento fisioterápico si hubieran venido en el momento oportuno. Por lo tanto, hacen que otro paciente que está a la espera tenga que esperar aún más. A continuación os dejo un esquema muy simple en el que vemos rápidamente como estas listas de espera están provocando que se traten menos pacientes durante un tiempo determinado y que encima se haga con menor eficacia.

buena

La tele-rehabilitación empezó ya hace años, haciendo que los pacientes a través de su pantalla de ordenador pudieran realizar su rehabilitación sin tener que acudir a ningún otro sitio. Una de las empresas pioneras fue la norteamericana American TeleCare  en la que podemos ver muchos de los programas y tecnologías que se utilizan actualmente en la tele-rehabilitación. Si acudimos a una base de datos como Pubmed e introducimos la palabra “tele-rehabilitación” obtenemos hasta 250 resultados. Pero si colocamos la palabra “telemedicine”,  que es algo más global, obtenemos hasta 17905 artículos que hablan de ella.

pubmedpubmed 2

Por lo tanto podemos decir que, aunque lleve muy pocos años, se ha hecho una gran investigación sobre ella. Son muchos los artículos que han demostrado la eficacia de la tele-rehabilitación. Por ejemplo se ha estudiado su uso tras la artroplastia total de rodilla. Tanto en el artículo de Russell TG, Buttrum P, Wootton R, Jull GA, como en el de Tousignant M, Moffet H, Boissy P, Corriveau H, Cabana F, Marquis F, se demostró que el tratamiento mediante tele-rehabilitación tiene al menos la misma eficacia que el convencional.  Otro ejemplo en el que demostró su eficacia es en la fibromialgia en el artículo de Williams DA, Kuper D, Segar M, Mohan N, Sheth M, Clauw DJ. A los 6 meses se observó una reducción del dolor y una mejora en el funcionamiento físico.

A continuación os pongo las ventajas e inconvenientes de la tele-rehabilitación:

VENTAJAS:

  1. Evaluación más completa y objetiva
  • Entorno socio-familiar genera confianza y nos acerca a vuestra realidad cotidiana
  • Las escalas de demostrada utilidad son extensas y requieren concentración y tiempo
  • La mayoría son autoadministradas: no requieren la presencia de personal sanitario para su ejecución
  • Las que no son autoadministradas “se convierten”
  1. Comodidad y accesibilidad para el paciente
  • Pacientes con problemas de movilidad
  • Evitar desplazamientos al centro hospitalario sólo para este propósito
  • Libertad de lugar y horario
  • Aumenta la disponibilidad de horario
  1. Motivar para la auto-gestión de su propia enfermedad. Concepto de “empoderamiento”.
  • Sistema de formación en línea con retroinformación médico-paciente
  • Sistema de motivación para las terapias y cuidados
  • Paciente/cuidador como responsable y demandante de terapias que le benefician
  1. Ventajas “sociales”
  • Mejora la organización socio-familiar
  • Disminución del absentismo por motivos médicos del paciente y/o cuidadador:
    • Laboral
    • Lúdico

INCONVENIENTES

  • “Miedo” a la tecnología
  • Estrés
  • Necesidad de apoyo familia/cuidador completamente implicados en la terapia.imagen 1

En esta entrada lo que propongo es usar esta tecnología en los hospitales públicos con el objetivo de disminuir las largas listas de espera para el tratamiento fisioterápico. Entonces en este caso no tendríamos que hablar de tele-rehabilitación sino de tele-fisioterapia, ya que  rehabilitación es un término que engloba más cosas que el tratamiento fisioterápico que se realiza.

Propongo el uso de la tele-fisioterapia en los siguientes casos:

  • Tratamiento tele-fisioterápico previo a venir a fisioterapia en el hospital.

Como he comentado antes son muchos los pacientes que deben ser atendidos antes pero que por listas de espera, su llamada a fisioterapia se retrasa. Esto conlleva que el paciente no sea tratado en el momento oportuno y además que en muchos casos se “empeore” su estado alargándose su posterior tratamiento.  Mi propuesta es que hasta que pueda acudir al hospital, tenga comunicación con el fisioterapeuta que le tratará posteriormente y se inicie un  programa de tele-fisioterapia hasta que acuda a fisioterapia ambulatoria. Voy a exponer algún caso para aclarar mi propuesta. Por ejemplo, un paciente recién operado por una fractura de humero, le mandan a casa y le dicen que ya le avisarán para que acuda a fisioterapia. Todo ese tiempo hasta la llamada juega en su contra, ya que el paciente no empezará a mover  ni el hombro, ni el codo en el momento que debe hacerlo. Gracias a la investigación sabemos en muchos casos a partir de qué día está indicado que empiece a mover esas articulaciones. Entonces, ¿se está haciendo algo coherente no respetando esos plazos para que el tratamiento sea lo más eficaz posible y no queden secuelas? Yo pienso que no, y ese remedio está al alcance de la mano sin un mayor gasto económico, ni de personal. El día oportuno para que esa estructura deba empezar a moverse, su fisioterapeuta se pondrá en contacto con su paciente y además de valorarle viéndole vía internet, le pautara una serie de ejercicios sencillos para que vaya haciendo hasta que acuda a fisioterapia. Incluso podría mandarle algunos de los programas de tele-fisioterapia específicos para determinadas patologías en los que ya viene todo explicado. Si esto se hiciera, estoy seguro que acudirían a fisioterapia en mejores condiciones reduciendo su tratamiento en el hospital, incluso en muchos casos pienso que no les haría falta ni acudir.

imagen 2

  • Tele-fisioterapia de la “fase aguda” posterior al tratamiento en el hospital 

En muchas ocasiones los pacientes siguen acudiendo durante mucho tiempo a fisioterapia sin ser necesario. Con esto me refiero a pacientes que ya están prácticamente recuperados y lo que les queda pueden recuperarlo perfectamente con ejercicios en casa, o a pacientes que tienen un proceso crónico y no se pueden obtener más mejoras que las de hacer ejercicios habitualmente. En mi opinión estos pacientes no deberían seguir yendo a fisioterapia ocupando el espacio en el que podría estar otro paciente que lo necesitara más. Con esto no quiero decir que haya que suprimirles el tratamiento, sino a que este continúe mediante la tele-fisioterapia desde casa. Se pondrían en contacto con su fisioterapeuta dependiendo de su estado, una vez a la semana o incluso al mes y este valoraría su estado y le pautaría su tratamiento en casa.

  • Tratamientos sencillos que puede realizar el paciente solo

En muchas ocasiones vemos pacientes que les mandan a fisioterapia y lo único que tienen que hacer es unos movimientos, ejercicios o estiramientos demasiado sencillos. Con esto me refiero por ejemplo a pacientes que vienen por un flexo en el codo o en un dedo y que simplemente tiene que hacer un movimiento sencillo de flexo-extensión y aprender una serie de estiramientos. En mi opinión esta serie de pacientes tampoco deberían ocupar el sitio de otros que de verdad lo necesitaran. No me refiero a que no necesiten tratamiento, sino que para pautarle estos ejercicios tan básicos y hacerle un seguimiento se podría hacer mediante la tele-fisioterapia.

Introduciendo la tele-fisioterapia en estos casos, pienso que se obtendrían los siguientes beneficios:

  • Reducción de las listas de espera
  • Reducción del coste económico, debido al ahorro en ambulancias y medios que usan del hospital
  • Aumento de la eficacia del tratamiento fisioterápico
  • Mayor comodidad para los pacientes, que no tienen que acudir al hospital, evitando el tiempo y el esfuerzo que supone en muchos casos.

Los medios para realizar esta tele-fisioterapia no suponen coste ni dificultad alguna, ya que me estoy refiriendo a una conexión mediante el ordenador vía internet. Se utilizaría un programa como “skype”, por ejemplo, en el que paciente y fisioterapeuta pudieran verse y este último pudiera realizar una valoración visual. Aparte se utilizaría el correo electrónico para mandar hojas y vídeos de ejercicios o pautas para su patología. Y ya algo más complejo, pero que sería muy útil, es utilizar los nuevos programas de tele-rehabilitación que están saliendo para determinadas patologías, con los que es el propio programa el que va mandando los ejercicios, analizando su progresión, y en muchos casos le dan al paciente un feedback de lo que está haciendo. En la página telerehabilitación.net podemos ver las últimas tecnologías y estudios que están saliendo. En este enlace explica algunos de los programas que se utilizan en tele-rehabilitación.

Para terminar, comentar que sé que muchos de los que leáis esta entrada pensareis que ahora mismo es impensable porque un gran porcentaje de los pacientes que acuden a fisioterapia son personas mayores que en su mayoría no saben utilizar el ordenador ni internet. Bueno, puede ser, pero quizá sea el momento para que aprendan con ayuda de sus familias. En la posterior gráfica vemos como aumenta el número de viviendas con internet en los últimos años. Quizá ahora esta propuesta esté algo limitada para cierto sector de edad, pero en unos años será totalmente viable para toda la población

.grafica

BIBLIOGRAFÍA:

Anuncios