Principios básicos del entrenamiento

La actividad física se está imponiendo como una de las mejores estrategias a la hora de abordar la mayoría de las patologías del aparato músculoesquelético y el dolor (1-2). Y no sólo a nivel asistencial sino también preventivo y de promoción de la salud. Los fisioterapeutas deberíamos conocer en profundidad los principios del entrenamiento, la planificación y métodos de entrenamiento para de este modo poder programar las sesiones de fisioterapia con un orden secuencial y lógico.

¿Tenemos que convertirnos en entrenadores? Mientras que los graduados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (y otros técnicos deportivos) se encargan del entrenamiento en el más amplio sentido, y aplican sus conocimientos a personas sanas, los fisioterapeutas lidiamos con patologías, es decir, aplicamos ejercicios con un fin terapéutico. La línea es estrecha y a veces se cruzan como puede ser en la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud.

¿Por dónde podemos empezar los fisioterapeutas? Conocer los principios básicos del entrenamiento puede ser un buen punto de partida. Existen muchos textos en los que se abordan estos principios apareciendo diferencias entre ellos pero la mayoría coinciden en unos mínimos:

  1. Individualización: cada individuo es único por lo que el entrenamiento debe ser adaptado a cada persona. Incluso una misma persona puede responder de manera diferente a los mismos estímulos en diferentes momentos. No podemos diseñar un entrenamiento y que lo hagan igual todos los pacientes.
  2. Supercompensación: al realizar un ejercicio nuestro organismo sufre cambios estructurales y funcionales generando un déficit energético, de oxígeno, acidosis… que tras un periodo de descanso se verán, no sólo restaurados a niveles previos al entrenamiento, sino que estará preparado para enfrentarse a un nuevo estímulo igual o superior al anterior.
  3. Sobrecarga: el organismo sometido a un esfuerzo se adapta, siempre y cuando ese esfuerzo sea lo suficientemente intenso, es decir, que todo entrenamiento debe suponer un esfuerzo, el paciente puede fatigarse, sentir molestias musculares, agujetas… pero sin ese esfuerzo extra no conseguiríamos una adaptción. Esto enlaza con el siguiente principio, el de Progresión.
  4. Progresión: los estímulos y cargas del entrenamiento han de seguir una progresión, cada vez han de suponer más esfuerzo, para lo que se pueden emplear distintas estrategias: aumento de pesos, disminución de tiempos de descanso, más repeticiones, más series, introducción de bases inestables…
  5. Recuperación: los tiempos de recuperación son esenciales durante la sesión de entrenamiento como entre sesiones de entrenamiento. A cada tipo de estímulo de entrenamiento le corresponde un descanso específico; así, no es lo mismo el descanso necesario para recuperarse de una carrera continua que el imprescindible tras un entrenamiento de hipertrofia.
  6. Especificidad: en algún punto de nuestra programación del entrenamiento debemos pasar de un entrenamiento general a uno específico y adaptado a las demandas de actividad del paciente; podríamos decir que pasaríamos a un entrenamiento más funcional encaminado a la actividad diaria del deportista o paciente.
  7. Continuidad/repetición: sólo se producen adaptaciones si existe continuidad en el entrenamiento, o sea, la readaptación es un proceso largo al que se llega tras semanas, meses, años de entrenamiento. Estímulos aislados no consiguen modificaciones permanentes por lo que es importante la repetición de estímulos, aunque estos pueden ser variados, hay muchas maneras de hacer la misma cosa, muchos ejercicios para entrenar un mismo músculo, cadena muscular…

Referencias:

1. Gil-Martínez A, Kindelan-Calvo P et col. Therapeutic exercise as treatment for migraine and tensión-type headaches: a systematic review of randomised clinical trials. Rev Neurol. 2013 Nov 16;57(10):433-43.
2. García Pérez F, Alcántara S. Importancia del ejercicio físico en el tratamiento del dolor lumbar inespecífico. Rev. Rehabilitación. Vol. 37 Nº6

Para saber más:

  • Hadfield, Frederick F., Coaching deportivo: Los siete principios del entrenamiento Revista Alto Rendimiento, Vol. 3, Nº. 17, 2004, Pág. 6-8. ISSN. 1695-7652, Editorial Alto Rendimiento
  • Macias, R. Bases del entrenamiento deportivo en la etapa postobligatoria: principios. Nº21 2009 ISSN1988-6047.
  • Huter-Becker, A. Fisiología y teoría del entrenamiento. Paidotribo, 2006. ISBN 10: 8480196637
Anuncios